Viernes 14 de Diciembre 2018

Ojo, tu asistente podría ser tu jefe

Los jóvenes a pesar de su corta edad, están saliendo de las universidades muy preparados y empapados en temas tecnológicos
Ojo, tu asistente podría ser tu jefe
Hoy en día, los jóvenes llegan muy bien preparados a los empleos.
Foto: Shutterstock / Shutterstock

La vida da muchas vueltas, dice mi sabia madre con  mucha frecuencia. Y sí, señores, da vueltas más rápido de lo que nos podemos imaginar. Hoy somos los jefes y señores de una empresa, y mañana podemos llegar a ser el asistente de la persona que trabajaba para nosotros y que ni siquiera sabíamos que existía.

Hoy en día lo vemos con más frecuencia que antes. Los jóvenes a pesar de su corta edad, están saliendo de las universidades muy preparados y empapados en temas tecnológicos. A la hora de una entrevista de trabajo, quien está contratando puede preferir darle el empleo a quien sabe desenvolverse en el mundo tecnológico, por encima de quien lleva muchos años en la carrera.

Me acuerdo muy bien de la historia que me contaba mi amigo Ángel. Su hijo recién se había graduado de la universidad y buscaba una oportunidad como practicante en una estación de radio. Mi amigo, quien tenía una posición de alto mando, llamó a su conocido en una emisora y le pidió ayuda con su hijo. Le dijo que el muchacho no pretendía que le pagaran, solo que lo dejaran ir en las tardes a practicar. El señor nunca le contestó al chico, puso trabas, y ni siquiera quiso darle una entrevista.

Hoy estás arriba, y mañana… quien sabe. Pasó el tiempo y la economía del país se derrumbó. El señor que en aquel entonces era el “mero mero” perdió su empleo y vino suplicándole a mi amigo Ángel por una oportunidad. A diferencia del hijo de mi amigo, el señor sí buscaba un trabajo de tiempo completo y una buena remuneración por sus servicios.

En la vida existen los ángeles, y mi amigo es la representación de uno de ellos, creo yo. Inmediatamente llamó al señor, y le dijo “claro, ven y nos reunimos”. Le recordó aquel momento en que su hijo le pedía una oportunidad y que él ni le contesto el teléfono, pero terminó dándole el trabajo. Meses después y durante una conversación muy amena, este hombre le dijo a Ángel que había aprendido mucho de él y que le había dado una lección de vida.

Amigos, no toda la gente en este mundo tiene un corazón tan bueno como mi amigo Ángel. Me atrevo a decir que la mayoría ni le hubiese contestado el teléfono por lo que le había hecho a su hijo. Es por esto que es importante ser amable y respetuoso con toda la gente que tenemos a nuestro alrededor. Hoy podemos sentirnos que estamos en la cima del mundo, y mañana no sabemos a dónde vamos a caer.

Para mí, en lo personal, es una cuestión de energía. Sé lo difícil que es practicar en tu vida diaria “no hagas lo que no te gustaría que te hicieran a ti”, pero creo de corazón que es la mejor forma de vivir la vida y poco a poco asegurar la felicidad. Recuerden que ser talentoso te abre muchas  puertas, pero ser agradecido te las mantiene abiertas de por vida.

¿Y tú, cómo tratas a tus compañeros de trabajo? La próxima vez que quieras ser descortés con alguien, piensa en que ese alguien podría terminar siendo tu jefe.

Espero sus comentarios,

Carolina Sarassa

@CarolinaSarassa

www.CarolinaSarassa.com