Sábado 15 de Diciembre 2018

Videojuegos: no tan malos después de todo

Varios estudios encontraron que las consolas de entretenimiento podrían tener efectos positivos en los niños
Videojuegos: no tan malos después de todo
Varios estudios encontraron que cuando los padres juegan con sus hijos mejoran la comunicación y logran mayor acercamiento.

Las madres sabemos bien de la atracción que sienten los niños y adolescentes por los videojuegos. Si sus padres lo permitieran, algunos niños pasarían todo el día frente a la pantalla.

Según la Asociación psicológica Americana (APA, apa.org) , 97% de los niños y adolescentes en EEUU se pasan por lo menos una hora al día frente a sus videojuegos. Pero, a pesar de la mala reputación que las consolas se han ganado, en los últimos años, varios estudios  descubrieron que, contrariamente a la creencia popular,  los videojuegos tambié ofrecen ciertos beneficios.

Un equipo de APA hizo una revisión de las últimas investigaciones sobre la influencia de los videojuegos y si bien advirtió que los estudios pasados que encontraron resultados negativos, no deberían ser ignorados, nuevos hallazgos mostraban otra perspectiva.

Los investigadores encontraron que los videojuegos fortalecían ciertas habilidades de navegación, razonamiento, memoria y percepción, incluso en los casos de juegos violentos, que requerían que los niños disparen armas. Un análisis encontró que los juegos en los que los niños debían apuntar y  disparar aumentaban su capacidad de percibir objetos en tres dimensiones.

Libros y videojuegos

Para ayudar a su hijo que había sido víctima de “bully” o acoso cibernético, Mark Cheverton, ingeniero  y educador, decidió escribir un libro sobre el tema. Invasion of the Overworld, basado en el videojuego Minecraft que le gustaba a su hijo, se convirtió en el primero de una serie de novelas con lecciones de vida (markcheverton.com).

Cheverton encontró que, al tener temas y personajes de los videojuegos, los libros atraían a los niños, ayudando así a promover el hábito de la lectura.

“Los libros, tanto impresos como digitales, son la mejor manera de adquirir conocimiento en profundidad sobre cualquier tema, desde jardinería, pasando por historia, hasta ciencia. Poder establecer un hábito de la lectura diaria  es fundamental y  necesario”, opinó.

¿Pero cómo lograr establecer este hábito en los niños? El autor ofreció algunos consejos:

  • Busca libros con temas y personajes de videojuegos. “¿Qué mejor que leer a tus hijos historias relacionadas a los juegos con los que están obsesionados?”, comentó Cheverton.
  • Juega con tus hijos. Cuando los padres se incluyen y participan junto a los niños, pueden aprovechar ciertas situaciones para hablar sobre la necesidad de luchar hasta el final para lograr metas y desafiar obstáculos, o cómo encontrar valor en circunstancias de peligro.
  • Beneficios en las relaciones familiares. Varios estudios universitarios encontraron que cuando los niños y los padres juegan juntos, ambos se benefician. “Los padres se pierden una gran oportunidad cuando no participan en videojuegos con sus hijos”, indicaron investigadores de la Universidad estatal de Arizona. Según un estudio realizado por la Universidad Brigham Young, las niñas de entre 11 y 16 años de edad que jugaban con uno de sus padres, reportaron mejor comportamiento, mayor sentimiento de cercanía y menos agresión que aquellas que jugaban solas o con otros amigos.
  • Intereses secundarios. Juegos como Minecraft pueden despertar en el niño otros intereses, como ingeniería o planeamiento urbano. “El interés que muestran los niños que prefieren juegos en los que pueden construir y planear ciudades, es el interés que pueden mostrar para carreras futuras” indicó Cheverton. “Los niños que sienten curiosidad por la manera en que los videojuegos funcionan, probablemente también sientan interés por carreras de tecnología, agregó.

Entretenimiento con beneficios

Por años, educadores y expertos advirtieron sobre los efectos negativos de los videojuegos, entre ellos la obesidad y el aislamiento de los jugadores. Pero nuevos estudios han encontrado que estos también ofrecen beneficios.

Compartimos algunos de ellos:

* La idea de que los videojuegos aíslan a niños y jóvenes no es del todo cierta. Estudios encontraron que más del 70% de los jugadores lo hacen en compañía de amigos, o participan en encuentros virtuales con personas alrededor del mundo.

* Los juegos simples, que no requieren destrezas particulares ayudan a la relajación, reducen la ansiedad y aumentan la felicidad del jugador.

* Las investigaciones también encontraron que los videojuegos mejoran la atención espacial, reducen los impulsos y en ciertos casos ayudan a superar la dislexia y la ambliopía, también conocida como “ojo vago u ojo perezoso”.

* Entre los efectos positivos a largo término, los investigadores encontraron que los juegos ayudaban a mejorar la memoria, la percepción y el poder de decisión de sus jugadores.