Miércoles 22 de Noviembre 2017

¿Sabes cuál es el oxígeno de las relaciones?

Consejos para lograr una comunicación sana con tu pareja
¿Sabes cuál es el oxígeno de las relaciones?
Una manera efectiva de discutir es usando un timer que asegure a cada uno la misma cantidad de tiempo para hablar sin que lo interrumpan.

¿Te ha pasado alguna vez de estar sentada frente a tu pareja, y no sabes de qué hablar? Es cierto que llega un punto en una relación, en el que se agotan las historias del pasado,  las  anécdotas y  los mismos 10 chistes, que contamos una y otra vez. Pero también es cierto que algunos temas delicados, siempre quedan sin tratar.

“Las parejas casadas deberían tener mucho de qué hablar, y sin embargo, la comunicación es uno de los asuntos con que más batallan”, indicó la doctora Anne Brennan Malec, psicóloga clínica, y terapista de matrimonio y familia (www.drannemalec.com).

“Una comunicación sana de pareja no sólo es necesaria para expresar las necesidades personales, sino también para escuchar con atención y tratar de entender la perspectiva del otro”, agregó la autora de Marriage in Modern Life: Why It Works, When It Works.

La doctora comparó a la comunicación con el oxígeno, y aseguró que es vital para cualquier relación.

“Las parejas nunca vienen a mi consultorio para quejarse de que hablan demasiado. Por el contrario, siempre me dicen que tienen un problema de comunicación”, señaló. Malec diferenció el tener una buena comunicación, con hablar de temas secundarios. Las parejas, según la autora, pueden hablar constantemente pero siempre esquivar el tema que realmente les preocupa.

“Muchas veces se evitan las conversaciones difíciles por temor al conflicto“, explicó.

Trampas del camino

Malec describió los obstáculos más comunes que dificultan la comunicación y ofreció ideas para solucionarlos.

• Actitud pasiva- agresiva. Hay quienes en lugar de expresar sentimientos, los reflejan con sus acciones. La persona pasiva-agresiva generalmente dice una cosa, pero hace otra; o quizás calla y  hace una mueca o suspira.
“La estrategia pasiva-agresiva es una de las peores estrategias para una relación, porque pone distancia en la pareja”, indicó Malec. “No sólo expresa desprecio, sino también falta de respeto por el otro”. La autora explicó que las personas pasivo-agresivas se sienten incómodas expresándose, por temor a arriesgar sus opiniones y sentimientos.
“Esto lleva a que uno de los dos acepte hacer algo determinado, cuando en realidad no tiene ninguna intención de hacerlo, sólo para que su pareja  deje de regañarlo”, explicó.
• Mi pareja es adivina. Hay quienes prefieren no comunicar sus necesidades, porque esperan que sus parejas se enteren de algún modo. “Si esperas a que tu pareja intuya qué es lo que quieres sin decírselo, siempre vas a fracasar. Ninguno de nosotros puede leer la mente”, recordó Malec. La autora destacó la importancia de compartir los pensamientos de manera directa.
• Pareja prevenida, se comunica mejor. Malec sugirió que la pareja se comunique de manera regular, en lugar de esperar a que surja una crisis familiar. “La comunicación no debe ser una manera de crear problemas, sino de evitarlos”, señaló.

Estrategias de comunicación

* Establece 20 minutos diarios en los que puedas chequear con tu pareja. Pueden hablar de los eventos del día, o de planes para el futuro. La experta también aconseja reuniones semanales para discutir temas más importantes, como metas financieras, asuntos de trabajo o preocupaciones paternales.  Algunas personas prefieren proponer con anticipación una agenda de temas para tratar.

* Para asegurarse de que ambos tienen el mismo tiempo para hablar, puedes usar un timer.  Siempre tienes más posibilidad de que el otro te escuche, si sabe que, eventualmente, le va a tocar un tiempo igual para hablar.

* Otra manera de evitar interrumpir o que te interrumpan en medio de algo que consideras importante es usar una cuchara, un libro, o cualquier objeto que la persona que está hablando sostiene en su mano durante su turno. El que no tiene el objeto en la mano, no puede hablar.