Viernes 20 de Julio 2018

Los 33 mineros chilenos llegan al cine

¡Como vuela el tiempo! En el 2011 Michael Medavoy (productor de Black Swan) compró los derechos cinematográficos de la historia que conmocionó al mundo: 33 mineros chilenos quedaron atrapados bajo tierra por 69 días.

El derrumbe de la mina San José, el 5 agosto del 2010, dejó atrapado a 33 mineros a unos 720 metros de profundidad. Dos días después se produciría un segundo derrumbe en la mina. El mundo entero siguió muy de cerca los momentos de angustia de los mineros y sus familias, a través de comunicaciones de video enviadas por los trabajadores y el seguimiento de los medios de comunicación que se encargaron de armar la historia de los mineros con sus parientes y conocidos.

Los 33, que estará en las salas de cine en el segundo semestre del 2015, nos llevará en un viaje en el tiempo a vivir el rescate más grande y exitoso en la historia de la minería mundial.

Antonio Banderas interpreta a Mario, quien se convierte en la voz y líder de los mineros durante los 69 días bajo tierra. Por otro lado los múltiples compromisos de la boricua Jennifer López no le permitieron estar al lado de Banderas como protagonista de la cinta, y no creemos que vayamos a extrañar sus “capacidades actorales” y la verdad la noticia se sabía desde el 2013. Insisto, el tiempo se pasa a mil.

El elenco agrupa a la multiculturalidad en pantalla con las participaciones de Rodrigo Santoro (Brasil), Kate del Castillo (México), Juliette Binoche (Francia) y Juan Pablo Raba (Colombia). La escenas fueron grabadas en su mayoría en el pueblo de Nemocón, Colombia (osea de Chile no es que vayamos a ver mucho).

En octubre del año pasado se publicó el único libro oficial sobre la historia de los mineros, de la autoría del guatemalteco-americano Héctor Tobar, titulado Deep Down Dark: The Untold Stories of 33 Men Buried in a Chilean Mine, and the Miracle That Set Them Free. En el 2014 el libro hizo parte de la lista de los 100 libros destacados de The New York Times.

20th Century Fox Chile espera que la cinta, producida conjuntamente por Latinoamérica y Estados Unidos (eso sí al mejor estilo Hollywood), corra con la misma suerte. Amanecerá y veremos.