Estos esqueletos nos demuestran que el amor no tiene etiquetas

Estos esqueletos nos demuestran que el amor no tiene etiquetas

Cuando nos dedicamos a apuntar con el dedo, a rechazar con los ojos o a hacer algún comentario mal intencionado sobre el cariño entre dos seres humanos, estamos olvidando por completo la base de que es el amor lo que nos diferencia de otras especies y lo que mueve a las energías positivas de creación del mundo. Cuando pensamos que nuestros “argumentos” religiosos o sociales tienen más importancia que la felicidad que fluye entre dos seres que se quieren, perdernos nuestro valor humano y nos volvemos maquinitas que repiten discursos, sin tomar en cuenta los sentimientos. El amor es bello y no tiene etiquetas, así lo demuestra este experimento de UpWorthy, donde queda demostrado que ni la raza, ni la inclinación sexual, ni la fe, ni la edad tienen nada que ver con el cariño: