Lunes 10 de Diciembre 2018

Viagra para mujeres: ¿Por qué se niegan a aprobarla?

Viagra para mujeres: ¿Por qué se niegan a aprobarla?

Desde 1998 los hombres que sufren de problemas de erección pueden adquirir slidenafil, conocida comúnmente como viagra. Sí, hace 7 años que los señores tienen su maravillosa píldora azul para cuando las cosas no marchan tan bien como se quisiera en el campo sexual. ¡Bien por ellos!. Y por sus parejas, sin embargo el equivalente para mujeres, flibanserin, que se ha ganado el sobrenombre de “viagra para mujeres” no ha corrido con la misma suerte.

Sprout (tal es el nombre de mercadeo de la pastillita) espera pacientemente que esta vez la Food and Drug Administration le de el sí. La última vez el “viagra para mujeres” no pasó la prueba de la FDA, quien alegó que el medicamento producía somnolencia, como parte de los efectos secundarios.

Come on! Médico no soy, pero basta con Googlear los side effects del viagra para encontrarse con que la pastillita azul también es un diablillo cuando de efectos secundarios se trata. Alteraciones o pérdida de la visión, dolores en el pecho, sudor, nauseas, afecciones cardiacas, diarrea, hacen parte del listado de efectos secundarios que pueden experimentar los hombres que consumen viagra.

La primera vez que flibanserin fue presentada frente a la FDA, en el 2010. un panel de expertos la rechazó diciendo que sus riesgos eran mayores que sus beneficios. En el 2013, la droga se presentó a su segunda prueba con mayor información, exámenes y resultados de efectividad, pero de nuevo fue rechazada. En enero la congresista republicana Louise Slaughter y otras dos congresistas demócratas enviaron una carta a la FDA pidiéndole la aprobación de la droga: “Existen 24 medicamentos probados para tratar la disfunción sexual femenina y ni uno para la forma más común de disyunción sexual masculina”, dice un parte de la carta.

Flibanserinpretende tratar el Trastorno de Deseo Sexual Hipoactivo que es común entre mujeres de todas las edades y que hace que las mujeres tengan menos pensamientos sexuales, inicien menos el sexo y esquivan los intentos de su pareja. De acuerdo con los número presentados por la compañía, Sprout logró aumentar el deseo sexual en 53% de las mujeres que hicieron parte del estudio y dobló el número de relaciones sexuales placenteras dentro del grupo de 11,000 mujeres.

Frente a las continuas negaciones de la FDA por aprobar el medicamento, la presidenta de la National Organization for Women, Terry O’ Neil indicó que “ vivimos en una cultura que ha rebajado históricamente la importancia del placer y deseo sexual de las mujeres, y temo que sea esta actitud cultural la que considere la salud sexual de los hombres como muy importante, en detrimento de la de las mujeres”.

Quedamos al pendiente de la decisión de la FDA y esperamos que esta (sea la que sea) resulte de un análisis científico serio y no de las ganas de seguir controlando la exploración y satisfacción sexual por parte de las mujeres.