Martes 25 de Septiembre 2018

Ahorra $$$, hazte las uñas en casa

Ahorra $$$, hazte las uñas en casa

Nada como las manos de una experta, estamos de acuerdo, pero cuando el mani/pedi combo que puedes conseguir (por lo menos en NYC) es de $20 puede que comiences a pensar que, de cuando en vez, no es tan terrible la idea de hacerte tu misma las uñas en casa.

Para mí, hacerme mi propio manicure es la norma. Llevo la mitad de la vida pintándome las uñas y llevo un par de años obsesionada con el nail art y, debo decir con orgullo, que me he hecho algunas bellezas. Anyways, si te decidiste a hacerte tu propia manicura, te dejo un par de consejos que te harán el proceso más fácil.

  • No te las cortes: Estoy hablando de las cutículas, a menos de que seas completamente ambidiestra no querrás terminar en un accidente sanguíneo. Yo me empujo las cutículas siempre con un palito de naranja, pero no me las corto jamás, menos en las raras ocasiones en las que voy al salón (lo acepto, me da pánico pensar en terminar con una uña infectada).
  • Aceite y más aceite: El verdadero truco de unas cutículas sanas es mantenerlas hidratadas. Puedes invertir en un buen aceite para cutículas o usar cualquier alternativa que tengas a mano (el aceite de bebé, oliva y coco- todos se valen). Ahora mismo el Tahitian Nony & Monoi Dry Oil Mist de Shea Moisture está haciendo milagros por mis manos que estaban sufriendo con la resequedad del invierno.
  • Olvídate del corta uñas: Yo no sé realmente para que se inventaron ese aparato porque sinceramente lo único que hace es debilitar las uñas, fomentando que se partan y evitando que crezcan. Para llevar las uñas cortas o mantenerlas en forma, usa siempre la lima.
  • Blanquea: Si eres como yo y te sientes desnuda cuando sales a la calle sin tu mani perfecto, seguro habrás notado que tus uñas comienzan a adquirir un tono amarillento. Para contrarrestarlo, haz una mezcla de una cucharada y media de bicarbonato de sodio con una de agua oxigenada de 3% y unas gotitas de limón. Coloca la mezcla en tus uñas y déjala actuar por un par de minutos. Lava tus uñas muy bien con agua y repite el proceso cada 6-8 semanas.
  • Empieza por la base: Definitivamente invierte en una buena base para las uñas y aplícala siempre que te hagas el mani. No sólo te protegerá las uñas sino que hará que tu esmalte dure más.
  • Se paciente: Entre capa y capa de esmalte, sólo te queda esperar. Puedes acelerar el proceso de secado sumergiendo las manos en agua fría o usando sprays secantes, sea como sea, no te muevas mucho no toques nada y no apliques una nueva capa de esmalte sin que el otro haya secado del todo.
  • Para las pure beginners: Si definitivamente no puedes pintarte las uñas sin terminar con esmalte hasta en el codo, ensaya con stickers, son súper divertidos y bastante fáciles de usar.