La mentira del ‘alma gemela’

A ver, te pregunto: ¿ya encontraste a tu alma gemela? Piénsalo un minuto…

clock1

Muy probablemente te habrás visualizado de inmediato en pareja. Y muy probablemente tu respuesta será que todavía esa famosa alma gemela no ha hecho su aparición con luz refulgente y música celestial.

Esta idea de que somos seres incompletos en busca de “nuestra otra mitad”,  es sólo una metáfora. Cada una de nosotras (o de nosotros, ellos también cuentan) somos seres con sus propias potencialidades y carencias, con historias muy diversas y orígenes distintos. ¿Cómo podría un alma ser gemela de otra? Si ni siquiera los gemelos de nacimiento son idénticos.

gemelos

El “alma gemela” pertenece al mismo cluster mental en el que hemos grabado el concepto del “amor de la vida” o el “hombre perfecto/mujer perfecta”, y muchas otras ideas que debemos agradecer más a la mercadotecnia que a nuestra experiencia de vida. No quiero decir que las almas gemelas no existan, sino que tenemos un concepto limitado (o varios) que convierte a nuestra vida en algo muy parecido a un maratón sin fin: corremos y corremos y corremos tras el trabajo perfecto, la casa de nuestros sueños, la familia ideal, la amistad forever y, claro, el alma gemela.

Un alma gemela es un alma que vibra en tu misma frecuencia y, a menos que seas la reencarnación de la Madre Teresa de Calcuta, no siempre vibras una frecuencia amorosa y gentil: también puedes encontrar almas gemelas en el enojo, el egoísmo y la frustración.

Un alma gemela no es siempre del sexo opuesto. No, no es ese galán perfecto que imaginas. Las almas son energía sin condicionamiento físico, es decir, no son hombres ni mujeres y no están atadas a deseos materiales. Así que un alma gemela puede ser un amigo, una tía, uno de tus padres, una hermana, algún conocido… abre los ojos, porque puede estar anywhere.

Un alma gemela no es sólo una, my dear: puedes encontrar muchas durante tu vida, según el momento y la vibración en que te encuentres. Así que stop searching THE ONE. Imagina la frustración de buscar UN alma gemela entre 7,000 millones que habitan el mundo. ¡Con razón casi nadie la encuentra!

Y finalmente un alma gemela no es la que piensa, siente, vive y actúa igual que tú… ay no, cuánto aburrimiento. Un alma gemela cruza tu vida para que ambos crezcan, aprendan y se enriquezcan juntos, uno del otro, porque posiblemente algún karma los une. Pero… si después de leer todo esto resulta que tienes al lado a una de tus almas gemelas, disfrútense  y apapáchense lo más que puedan.

soulmate