Lunes 23 de Julio 2018

Los remedios caseros más odiados

Los remedios caseros más odiados

Este post te va a remontar a tu infancia, cuando te sentías mal y tu mamá, tu tía, tu abuelita o la vecina te hacían tomar cosas desagradables que hasta la fecha no sabemos si en realidad servían o era el espantoso sabor de los remedios caseros el responsable de que se nos olvidara el malestar.

  • Para eliminar las flemas: Jugo de cebolla, agua hirviendo y limón.
    Supuestamente este remedio te hace eliminar las flemas, y no lo dudo, seguro que te hace vomitarlas y hasta funciona como un lavado de estómago.

 

  • Para prevenir gripe, resfriado o alergia y descongestionar: Untar ajo en el pecho y en la espalda
    No dudo ni tantito que el intenso olor a ajo descongestione las vías respiratorias, y logre espantar no sólo a tu pareja sino  hasta a los resfriados.

 

  • Eliminar los parásitos intestinales: Ajo picado finamente y miel
    Creo que esta mezcla no sólo elimina los parásitos intestinales sino también las personas que intenten acercarse a ti durante el día.

 

 

  • Para TODO: Aceite de hígado de bacalao
    Todos hemos escuchado que el aceite de hígado de bacalao es buenísimo para la salud, se podría decir que te ayuda para todo. Hoy en día ya viene es cápsulas, ¡gracias a Dios! Pero de chicas nos hacían tomarnos el desagradable jarabe, que nosotras veíamos como castigo.

 

  • Descongestionar, dolor de garganta, tos o resfriado: Vicks VapoRub
    Claro, a la mayoría nos encanta sentir lo fresco de la menta en nuestro pecho, cuello, nariz o espalda. Pero ¡NO COMERLO! Es espantoso que te hagan comer algo que su consistencia no se pueda ni tragar bien.

 

Al parecer el ajo, la cebolla, el aceite de hígado de bacalao, el limón, etc.  tienen propiedades muy curativas. No dudo que estos remedios funcionen, pero estoy segura que de chica odiabas su sabor, y de grande la gente a tu alrededor va a odiar que los tomes. Así que si piensas usar algunos de estos remedios (excepto el Vicks), no te sorprendas si poco a poco se alejan de ti o si te mandan a dormir al sillón.