Lunes 16 de Julio 2018

¿Chocolates en San Valentín? ¡No, gracias!

¿Chocolates en San Valentín? ¡No, gracias!

Pocas fechas tan dulces como San Valentín. Y digo “dulce” en el sentido literal. ¿Por qué? A ver: que levante la mano quién no ha recibido en San Valentín de parte de su enamorado una cajita (o una cajota) de chocolates; una paleta de caramelo en forma de corazón de alguna de sus amigas o un cupcake decorado con corazones de merengue y azúcar glass de parte de algún compañero de trabajo.

¿Cuál es el factor común de estos dulces detalles? No, no es el cariño que buscan expresar a la adorable personita que eres; tampoco es el color rojo, rosa o blanco que veremos hasta el cansancio en todas las decoraciones –comestibles o no- por la temporada #VDay2015. El factor común en esos lindos y trillados presentes es el azúcar.

Y seguramente habrás escuchado ya muchos datos por los que el azúcar se ha ganado un lugar junto al infame Ronan, de tan mala que es.ronan

San Valentín y Halloween son fechas en las que solemos consumir más azúcar de la habitual y, a juzgar por los problemas de salud que la mala alimentación está provocando en este país, más vale pensar en lo que vamos a meter a nuestro cuerpo en esta temporada de (cursi y acaramelada) celebración.

Qué molesto es que todo el tiempo te digan lo que sí y lo que no puedes comer. Sí, a mí también me harta en cierto punto, pero después de leer estos facts sobre el azúcar, ¿será posible que te comas esa caja de chocolates sin sentir siquiera un poquito de culpa?:

  • El azúcar actúa como una droga en el cerebro y también produce adicción. No lo digo yo, lo dicen investigaciones realizadas por escuelas serias, como la Universidad de Connecticut y la James Cook.
  • Especialmente en bebidas, el azúcar impide que tu cuerpo absorba nutrientes de otras comidas y te mantiene con hambre.
  • No hay nada en el azúcar: cero vitaminas, cero minerales, cero nutrientes. Eso sí, muchas calorías que terminan convirtiéndose en grasa abdominal.
  • El azúcar envejece tu cerebro, lo que significa que disminuye tu memoria y tu capacidad de aprender. Eso encontró la American Academy of Neurology.
  • También afecta tu sistema inmunológico, lo que te hace más susceptible a enfermedades. En general, acidifica el pH de tu cuerpo, lo que es un caldo de cultivo precioso para el cáncer.

En resumen: Si le amas, no le regales azúcar.