Lunes 23 de Julio 2018

¿Deportes extremos? ¡Ni loca!

¿Deportes extremos? ¡Ni loca!
Hay cosas a las que no me atrevería nunca, como estos deportes extremos. ¿Y tú?

Seguro para muchas personas tirarse de un rascacielos en bungee es la máxima emoción y una oportunidad para reconectarse con la sensación de estar vivos, pero definitivamente I’m not that kind of person. Deportes extremos hay muchos, y algunos parecen bastante emocionantes. Hay que reconocer que no cualquiera se atrevería a dar el paso hacia adelante ante un abismo de más de mil pies de altura, confiando sólo en el cable atado a sus tobillos.

Sí, hay que tener mucha motivación y mucho gusto por la adrenalina. Para mí, lo más extremo ha sido el Edge Walk, aunque sí planeo saltar en paracaídas alguna vez… y ese día habrá terminado mi corta carrera en los deportes extremos (ja!). gallina

Evidentemente, con tan poca experiencia en materia de arriesgar la vida a cambio de un hiper-mega-super-shot de adrenalina, me sorprenden prácticas tan arriesgadas como éstas:

  • Salto bungee. Un clásico de los deportes extremos. El más alto del mundo está en Puente Royal George, Colorado. Tiene poco más de mil pies de altura y está encima del río Arkansas.

bungee-jumping-o

  • Free soloing. Creo que ni aunque tuviera los músculos de Hugh Jackman me atrevería a escalar una montaña solamente con la fuerza de mis manos y mis piernas. Quien realiza esta práctica no usa equipo especial y tampoco arneses ni cuerdas. No, no, NO!

soloing

 

  • Buceo en cuevas. Nadar en las aguas del subsuelo, por túneles en completa oscuridad y sabiendo que no podrás salir de ahí tan fácilmente porque sobre tu cabeza hay un techo, suena terrorífico. Estoy de acuerdo: gracias a valientes exploradores como Jack Cousteau podemos acceder a imágenes maravillosas del interior de las cuevas, pero para mí es suficiente verlas en HD mientras como palomitas.

shutterstock_217386145

  • Surfear un volcán. First of all, hay que escalar el volcán. Luego, para bajar, se usa un equipo especial y una tabla con la que se desciende la pendiente que está hot as hell (unos 41 grados) a una velocidad de unas 50 millas por hora. Favor de sumar el factor de la piedra volcánica es dura y afilada… por nada del mundo me pongo yo en esas.

volcano-boarding-o

  • Wing walking. Te amarran por fuera de una avioneta y estás lista para experimentar un vuelo a unas 200 millas por hora y miles de pies de altura. Además, durante el vuelo la avioneta hace todo tipo de maromas y suertes en el aire. Mmmm. Si voy amarrada, quizá algún día.

shutterstock_471107

Yo huí del slingshot porque me asustó el solo hecho de tener que firmar una carta que, para fines prácticos, dice no se culpe a nadie de mi muerte I.e., ni loca haría el bungee. ¿Tú te atreverías?