Domingo 16 de de Junio 2019

También hay hombres que son padre y madre a la vez

También hay hombres que son padre y madre a la vez

Revisando las redes sociales -que es parte de mi trabajo-, me encontré con la noticia de que Ludacris se quedó con la custodia total de su hija Cai, de sólo 13 meses de edad. Me puse a pensar por qué, frente a todo pronóstico, un juez decide darle la custodia a un padre siendo que siempre se ha entendido que un hijo debe estar con la mujer. No es por poner en duda a las Cortes de justicia del país pero si lo pensamos Ludacris no es cualquier simple mortal. Pero eso no viene al caso.

Soy de las que cree que un papá puede ser papi-mami tan bien o mejor a como lo hacemos nosotras.

Cada caso es diferente y cada historia tiene sus propias particularidades. Pero si consideramos que en la mayoría de nuestros países no se puede abortar (sólo por violación o riesgo de muerte), hay muchas mujeres que no tuvieron otra opción que dar a luz aunque nunca quisieron ser madres. A ella la obligaron a convertirse en mamá sólo por el hecho de ser mujer y ella, hizo lo que correspondía: entregó el hijo a su padre.

Sí, esa mujer es valiente y sí, ese hombre se enfrentó a uno de los más grandes desafíos que da la vida. Y solo.

Conozco casos de padres que no pueden ver a sus hijos pese a que la madre los maltrata y no es una persona apta para cuidarlos. En Chile, mi país, hay dos organizaciones que reúne a estos papás –Padres por Siempre y Amor de Papá– donde por el sólo hecho de ser hombres, se les “mira en menos” (?) e incluso, no pueden ver a sus hijos porque la mamá del niño no lo quiere. Así de sencillo. No hay nadie que los proteja. Y eso, no me parece justo.

Es verdad que la naturaleza nos dio a las mujeres el poder de dar vida y amamantar. Pero también soy lo suficientemente abierta de mente para darme cuenta que no toda mujer quiere ser madre. Para qué hablar de los problemas que sólo nos afectan a nosotroas como la depresión post parto en que he escuchado de casos que de verdad, no quieren ni siquiera mirar o escuchar a su hijo.

Tampoco es cosa de mirar a los seres humanos como objetos ni nada por el estilo. Todo lo contrario.  Es velar por ellos, por su bienestar y por su futuro. Los niños no son felices por tener dinero o no, son felices cuando los padres les dan amor. Ese que muchas veces las mujeres no tenemos o aún no estamos preparadas para darlo.

Espero de todo corazón que Ludacris junto a su esposa sean la familia ideal para que la pequeña Cai sea una niña feliz.