Martes 21 de Agosto 2018

Qué pena hacer yoga con unas libras de más… What!!??

Qué pena hacer yoga con unas libras de más… What!!??
Estas chicas sacaron sus complejos del mat.

Que alguien por favor me explique porqué muchas revistas y publicaciones sobre yoga parecen más bien un catálogo de moda en yogi pants con modelos tan estilizadas y elásticas que bien podrían meterse a una pecera. Y si a eso le sumamos titulares como “yoga para adelgazar” o “yoga para marcar el abdomen”, el resultado es una distorsión del objetivo original del yoga, que es buscar la unión entre el cuerpo, la mente y el espíritu… no convertirte en gimnasta ni hacerte lucir como JLo.contorsionista

Dos verdades tan ciertas como que 2+2=4: primera, es muy impresionante que un cuerpo sea tan maleable como un chicle porque habla de una férrea disciplina en alimentación y ejercicio; y segunda, aunque hay muchos beneficios físicos al practicar yoga, el cuerpo es sólo un instrumento, no el centro.

Basta de la dictadura de los cuerpos perfectos, especialmente para las mujeres. Somos exigidas a tener vientres planos, piernas delgadas, senos grandes, cinturas pequeñas, etc., etc., BS, BS, BS; en esencia, para practicar yoga todo eso es perfectamente prescindible.

Luego de una clase de yoga, una chica me dijo: “¡Ay no! Qué pena que me vean intentando posturas con todas estas libras que tengo de más”. Fue su primera y última clase. Sorry for her, porque entre muchas otras cosas, la práctica de yoga le habría ayudado a pensar más amorosamente sobre sí misma.

A clases llegan hombres y mujeres –sobre todo mujeres- de todos tamaños, edades y colores. Hombres y mujeres reales. Me sorprenden siempre las particularidades y las diferencias de cada cuerpo: he visto unos muy jóvenes y delgados imposibilitados para hacer Patchimottanasana (la pinza), y cuerpos maduros y gruesos con la fortaleza suficiente para lograr una perfecta Urdhva Dhanurasana (la rueda).

shutterstock_212790712

Justo una de mis maestras de yoga está lejos de ser una sílfide, pero su práctica es fuerte, disciplinada, fluida y estable. Ella misma me comparte estas fotos de mujeres reales practicando yoga con una gran seguridad y una gran flexibilidad.

Así que no creas todo lo que veas en las revistas de yoga ni supongas cómo debe ser. El yoga no es para cuerpos delgados y flexibles; es para todos. Si acaso el peso de tu cuerpo o cómo luce te han detenido para iniciar clases de yoga, forget it. Deja tus complejos fuera del mat y comienza ya porque la práctica de yoga es para fortalecer tu espíritu y, de paso, para aprender a amar y respetar tu cuerpo, como sea que sea.