Jueves 23 de Noviembre 2017

Quiero a mi perro como a un hijo…

Quiero a mi perro como a un hijo…
Si sientes que tu perro es como tu hijo, no estás en un error.

Quizás hayas visto esta escena en la calle, en un centro comercial o entre tus amigos o familiares: un perrito adorable tiene su propio guardarropa, su propia cama, usa zapatos, moños, carriola, sólo consume comida gourmet e incluso puede tener su propia habitación en la casa. Si te parece una exageración, o crees que el “padre” o la “madre” del perrito han perdido el sano juicio, debes saber que no es así.

De acuerdo con una investigación de PLOS One, el fenómeno de “alloparenting”, que se describe como la adopción emocional entre especies diferentes, ocurre entre seres humanos y perros. El estudio consistió en analizar la reacción cerebral de un grupo de mujeres al mirar fotos de sus hijos y de sus perros, así como fotos de hijos y perros ajenos.

La reacción al mirar las fotos de sus perros fue muy parecida a la que se produjo al mirar las fotos de sus hijos, por lo que los investigadores presumen que el vínculo emocional entre unos y otros es también muy similar, aunque algunas partes del cerebro se muestran un poco más activas con los niños que con los peludos. Al mirar las fotos de hijos y perros ajenos, las mujeres experimentaron el patrón cerebral correspondiente a mirar personas extrañas.

Así que no dudes de la fortaleza e intensidad del vínculo que una persona puede establecer con su perro o con algún otro animal de compañía. Los animaleros decimos comúnmente que los peludos son un miembro más de nuestra familia, no una mascota… y es verdad.

El vínculo emocional que podemos establecer con un animal llega al punto que nos hacen sentir mejor e incluso nos ayudan a sobrellevar los altibajos de la vida. La compañía española Affinity Petcare, que no sólo produce alimento para animales sino que también realiza labores de concientización sobre bienestar animal, decidió producir este video para celebrar el fin de año. La cinta muestra el efecto positivo que perros y gatos tienen sobre los humanos en cualquier situación difícil, y lo han llamado el #efectoperrogato. Es una belleza: