A lo que renunciamos quienes estamos en pareja

A lo que renunciamos quienes estamos en pareja

No es que sea malo estar en pareja -Mi amor, si lees esto: te amo, que nunca se te olvide- pero siempre leo de las maravillas y beneficios que hay de estar en con una persona (ciertamente que los hay). Pero creo que también se les olvida que al decidir estar en pareja para toda la vida, sin querer renunciamos a muchas cosas. Unas más superficiales que otras pero siguen siendo renuncias al fin y al cabo. Como mujer en pareja hace más de 6 años, les cuento mi experiencia y 5 cosas que opcionalmente dejé de hacer desde que estoy con mi +1.

1. Primer beso: soy romántica y creo que una de las experiencias más lindas que podemos vivir como seres humanos es cuando besamos por primera vez a esa persona que nos tiene locos. Es increíble poder besar todas las veces que quiera a mi marido pero no hay como el primer beso.

2. Una parte de mi libertad: que no se mal interprete porque no soy de las que cree que al casarse, hay que dejar de ser uno misma. Pero al comprometerse con alguien (con papel o sin papel) uno ya no es un alma libre, aunque lo quiera seguir siendo. No puedo llegar e irme con mis amigas un fin de semana a la playa sin avisarle a nadie, o planear mi vida sin considerar a mi más uno. Desde que decidí estar en pareja, la mayoría de las desiciones se toman de a dos. Si quiero irme de viaje con amigas, aunque sea debo avisarle que voy.

3. Mi lado de la cama: no sé por qué mi mamá me regaló una cama grande cuando tenía 13 años. Fue maravilloso porque toda mi vida dormí en una Queen sola sin que nadie me reclamara por ocupar toda la cobija. Eso hasta que comencé a vivir en pareja. Y debo confesar que aún no me acostumbro.

4. Coquetear: escribí un post de esto hace un par de meses. Me considero una mujer coqueta por naturaleza pero con un anillo en la mano, eso puede ser mal visto. Si el cajero me dice un lindo piropo o me ofrece un descuento, feliz! Pero nada de juntarme con chicos o dar mi teléfono.

5. A la primera vez…: me refiero a la primera cita, la primera vez que ves desnudo a esa persona especial, el primer beso (en el punto uno) y todas las primeras veces maravillosas que uno vive cuando conoce a un nuevo amor.