Miércoles 24 de de Julio 2019

Only for Labrador lovers

Only for Labrador lovers
Los Labrador son inteligentes, cariñosos... y no son un juguete.

Primero lo primero: la raza Labrador es una de las más populares en el mundo, y lo enfatizamos especialmente en la víspera de Christmas porque usualmente las familias compran un ejemplar de esta raza como regalo de Navidad sin tener claras las características de la raza y, sobre todo, sin considerar que lo que van a adquirir no es un juguete de baterías, sino un ser vivo que requiere de cuidados, atención y compromiso.

Sí, los cachorros Labrador son irresistibles, pero también crecen y requieren revisiones médicas, ejercicio, alimentación adecuada, suficiente espacio y mucho cariño y mucha paciencia. Originalmente el Labrador era llamado “cobrador de agua” porque solía acompañar a los pescadores ingleses para ayudarle a recuperar las presas en el agua, por eso son tan buenos nadadores. Meterse al agua es algo que disfrutan muchísimo, como lo demuestra este ejemplar que hasta sabe cómo abrir la ducha:

Son perros muy inteligentes que requieren una gran cantidad de ejercicio para cansarse y estar tranquilos. Son sumamente juguetones hasta los 3 años. Piénsalo si quieres uno, porque al menos en estos primeros años tendrás que lidiar con zapatos mordidos, periódicos destrozados y juguetes regados por la casa. Les encantan los juguetes que se muerden, pero son capaces de sostener un huevo en el hocico sin dañarlo.

Los cachorros son adorables y capaces de aprender hasta 200 palabras, lo mismo que un niño de entre 2 y 3 años. Gracias a su inteligencia pueden también aprender trucos rápidamente y ser entrenados. Por eso son utilizados como perros de servicio para guiar invidentes, hacer rescates o como auxiliares de terapia. Este pequeño labrador es, sin duda, un alumno brillante:

Aunque se cruce una pareja de Labradores de colores distintos, siempre tendrán crías color marrón, amarillo o negro, pero nunca combinados. Otra cosa importante para saber es que no son perros guardianes, pues son amigables y ladran como una mera precaución. Si colocas a uno en el jardín de casa en espera de que ahuyente a los extraños, olvídalo: no está en su ADN.

Estos adorables peludos pueden ser perfectos para la familia, siempre y cuando exista conciencia de las necesidades de estos hermosos compañeros, que además están entre las 10 razas más inteligentes del mundo. Para muestra, este labrador muy inteligente, pero un poco distraído: