Sábado 26 de Mayo 2018

Que las finanzas no acaben con tu relación

Que las finanzas no acaben con tu relación

No existe una fórmula mágica para lograr el “éxito” en nada, menos en cómo debemos dividir los gastos con nuestro más uno. Hay personas que ponen todo el dinero en una cuenta que utilizan entre ambos, otras que ni siquiera comparten lo que ganan y otras, dividen sus finanzas. Como no podemos decir cuál funciona mejor o cuál es lo peor, decidimos mostrarte tres alternativas recomendadas por expertos en finanzas más la que uso yo. Lo único que te podemos asegurar que debes conversar este tema sí o sí antes de irse a vivir juntos.

Dividir según ingresos: lamentablemente, las mujeres ganamos menos que los hombres. Nos guste o no, es una realidad (generalmente). Frente a esta situación Paula Pant, Budgeting & Personal Finance Expert, recomienda que con tu pareja, decidan destinar el mismo porcentaje de su sueldo para pagar los gastos en común (arriendo, crédito, comida). No pagarán la misma cantidad de dinero pero sí le mismo porcentaje.

Tres cuentas por separado: como este tema es una de las primeras cosas que debes hablar, hay una opción que a muchos les parece la más justa y es tener tres cuentas apartes. La de él, la tuya y otra en común. En el sitio web de Oprah recomiendan esta opción y ponen como ejemplo que si uno gana $60,000 y el otro $40,000, deben aportar porcentajes diferentes al pozo común. El que gana más, aportará 60% y el otro, 40%. El resto del dinero, que cada uno lo gaste en lo que quiera.

Dividir los gastos y ya: también hay personas que prefieren mantener todo por separado sin mezclar cuentas. Antes de vivir juntos, dividen todos los gastos por categoría: el que gana menos paga las cuentas más baratas como electricidad, internet y celulares mientras que el otro, paga los costos más grandes. Hay parejas que deciden que si tienen rentas similares, dividen la renta en 2.

Cuentas juntas pero separadas: no soy consumista pero sí desordenada. Desde que me casé, cada uno tiene su cuenta, pero él puede revisar las dos. Tenemos una de ahorro en común que dependiendo del mes, él traspasa dinero de ambas cuentas a ese fondo. Si él necesita cash, la saca de la mía o si yo necesito, saca desde la suya. La verdad es que él se hace cargo de todo lo relacionado con dinero. Quizás sea un gesto de mucha confianza pero la verdad, confío en él (por algo me casé) y es bastante cómodo. Plus, cuando yo he estado cesante, él se ha hecho cargo de todo sin siquiera cuestionarlo.