Viernes 22 de Septiembre 2017

El plato de quesos perfecto

Entre un universo tan grande de opciones, ¿cuáles son los ideales para servir en tu fiesta de Navidad?
Sigue a Para Ti Mujer en Facebook

Entre el jamón ahumado, el pernil, las ensaladas y demás especialidades navideñas siempre se cuela un plato de quesos.

Y es que seamos de donde seamos, es común que cada mesa de fiesta le abra espacio a este popular abrebocas.

El asunto es que, entre la enorme variedad de quesos existente, resulta una tarea complicada escoger los más adecuados para complacer el paladar de todos los invitados.

Las personas cometen muchos errores a la hora de comprarlos, servirlos y acompañarlos”, asegura Steven Jenkins, vicepresidente de importaciones de los supermercados FairWay, quien es además experto en quesos certificado.

¿Cuál es la cantidad ideal que se debe servir en una fiesta?

Depende de cuánta comida se vaya a servir, pero en general sabemos que durante las fiestas navideñas hay gran variedad de comidas, por lo que no hace falta servir grandes porciones.

Yo recomiendo un aproximado de una una onza y media de cada queso, por cada persona, si es una fiesta de hasta 20 personas. Si son más de 20, se puede servir menos, porque mucha gente no los va comer.

¿Cuántos tipos de quesos?

Es muy importante servir un máximo de cinco quesos, dos no son suficiente, pero más de cinco es un insulto para los otros cuatro.

Con cinco puedes ofrecer la variedad de texturas y sabores necesaria.

¿Cortado o completo?

Al principio de mi carrera estaba en contra de cortar el queso en cubos, pedazos o cualquier otra forma, porque quería ver el queso completo, con todos sus detalles, pero después aprendí que si lo dejas completo las personas lo destruyen.

Por lo tanto, actualmente prefiero dividirlo en trozos grandes, lo que resulta más conveniente para que las personas puedan cortar una porción.

Si el queso es duro, lo corto en rebanadas bien delgadas, en formas triangulares; si el queso es suave, lo dejo en un trozo grande con su borde; y si es queso azul, lo aplasto para que quede como una especie de spread, que se puede untar en pan.

¿Cuáles son los mejores acompañantes?

Muchas personas le restan importancia a los acompañantes y sirven los quesos con cualquier cracker.

Cuando el queso es bueno, se merece un buen pan de costra dura, como un baguete, un sour bread, algún whole grain, pan negro, alguno con infusiones de nueces, cramberries o aceitunas. Se deben cortar en trozos pequeños y colocarlos en una cesta, cerca de los quesos.

No aconsejo servir manzanas y uvas, generalmente cambio las frutas frescas por frutas secas, como higos, ciruelas o hasta cubos de coco. Otro buen acompañante son los vegetales rostizados, como champiñones, alcachofas y pimientos.

¿Algo especial para Navidad?

En esta época del año me encanta servir el queso con nueces, avellanas y almendras, en su cáscara o fuera de ellas.

Luego siempre coloco al lado algo de charcutería, como jamón ibérico o serrano, un buen paté, prosciutto, salami. Estos son los perfectos acompañantes de un buen queso.

¿Cuándo hay que servirlos?

Una hora es suficiente para servirlos antes de la fiesta, para que tome la temperatura ambiente después de sacarlos del refrigerador. Si se sacan antes comienzan a ablandarse.

Se pueden envolver hasta unos 15 minutos antes de servirlos, para que no se oxiden y cambien la textura.

www.fairwaymarket.com

Nuestro quesero experto, Steven Jenkins, vicepresidente de importaciones de FairWay y quesero especializado, nos preparó dos platos de quesos perfectos para servir en nuestras celebraciones navideñas.

El primero fue pensado en el gusto de los latinos, con cinco tipos de quesos españoles; mientras que el segundo plato es un poco más variado, con quesos de diferentes países europeos.

Esta Navidad, lúcete delante de tus invitados al servir alguno de ellos.

1.- Mahon: es producido en la isla de Menorca. Un queso de leche de vaca, medio duro, con un sabor fuerte. Hay gran variedad y la mayoría son muy buenos. ($6 la libra).
2.- Idiazabal: es ahumado, con una textura media, no muy suave o duro. Se deshace en la boca. ($8.24 la libra).
3.- Roncal: fue el primer queso que se ganó su denominación de origen, viene de Navarra. Es mejor que los manchegos que están en el mercado, que es el queso que las personas usan como referencia cuando hablan de quesos españoles. ($8.58 la libra).
4.- Leonora: viene de Castilla. Es un queso de cabra, estilo francés, con un centro suave. No es muy cremoso ni muy duro, es perfecto para servir en fiestas. ($9.27 la libra).
5.- Patacabra: proveniente de la zona de Aragón, es hecho con leche de cabra, prensada y cocinada. Su textura es media y su sabor suave. ($9.44 la libra).

1.- Chattam Blue: siempre hay que tener un buen queso azul. Este es hecho con leche de cabra, en el distrito de Columbia. Se recomienda servir sobre baguette con mantequilla dulce. ($18 la libra).
2.- Tete de Moine: es un queso suizo, con un sabor muy fuerte, de queso de montaña, añejado. Se puede acompañar con conservas o una buena miel y pan. ($11.64 la libra).
3.- Cremont Vermont: es una mezcla de leche de vaca y leche de cabra, hecho en Vermont. Es muy cremoso, de sabor suave. ($9.99 la libra).
4.- Moliterno con trufas: hecho en la isla Cerdeña, lo añejan por meses y después hacen una infusión con pasta de trufas. El resultado es un queso muy bueno, con un sabor muy particular. ($16.51 la libra).
5.- Le Chatelain: es un camembert. Hecho con leche cruda, cocinada a fuego bajo por mucho tiempo, no pasteurizada. Los quesos brie y camembert tienen la misma receta, pero son de dos partes diferentes de Francia. Es un queso de textura y sabor suave. ($7.99 la libra).

<img src="/wp-content/uploads/2014/12/VISTA02_312179997_EP_-1_2.jpg" caption="

1.-Chattam Blue: siempre hay que tener un buen queso azul. Este es hecho con leche de cabra, en el distrito de Columbia. Se recomienda servir sobre baguette con mantequilla dulce. ($18 la libra).

“/>