Jueves 14 de Diciembre 2017

Siete alimentos antigripales

Conoce algunas comidas que ayudan a mantener lejos los resfriados y la gripa infecciosa estacional

Guía de Regalos

Siete alimentos antigripales
Los cítricos ayudan a mantener la gripe a raya.
Foto: Shutterstock

Estornudos, tos y carraspeo de garganta se escuchan por todas partes en estos días de clima invernal, poniéndonos en riesgo de contraer resfriados y la gripe infecciosa (influenza o flu).

Cifras de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades muestran que, cada año, alrededor del 5% al 20% de la población de este país contrae influenza y más de 200 mil personas son hospitalizadas por complicaciones por la gripe estacional.

Pero como dice la dietista registrada Silvia Delgado, vinculada a Kaiser Permanente de Baldwin Park, la alimentación desempeña un papel importante en la función de fortalecer el sistema inmunológico y prevenir el contagio de enfermedades, incluyendo las respiratorias.

“La alimentación es la mejor manera que tenemos para recibir los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para mantenerse sano y disminuir el riesgo de las enfermedades”, sostiene Delgado.

“Incluso, nuestro cuerpo absorbe mejor las vitaminas y los minerales que nos protegen cuando las ingerimos a través de los alimentos”, ahonda la dietista.

Y dentro de los alimentos que alejan la gripe, Delgado enumera los siguientes: tubérculos, frutos, especias, vegetales y productos lácteos.

¡Asegúrate de incluirlos, todos o algunos, en tu dieta diaria para alejarte del resfriado y la gripe este invierno!

Aparte de ser una deliciosa especia, el jengibre es una planta con diversas propiedades curativas.

Esta raíz posee propiedades analgésicas, antibacteriales, antivirales y antioxidantes, por lo que ayuda a prevenir el resfriado común”, explica la nutricionista Delgado. “El jengibre también es un expectorante natural, que ayuda a aflojar la flema y la mucosidad típica de los resfriados”.

Este bulbo tan usado en la cocina es un excelente antigripal.

Contiene una sustancia llamada alicina, que tiene propiedades antisépticas que ayudan al cuerpo a combatir la gripe y otras infecciones”, detalla la experta en nutrición.

El ajo también es rico en vitamina C y zinc. Ambas sustancias ayudan a disminuir los síntomas y duración de un resfriado.

Al igual que el ajo, es uno de los mejores antibióticos naturales por su alto contenido en azufre.

“Su consumo ayuda a combatir las infecciones desde los primeros síntomas”, dice Delgado. “La cebolla también contiene una sustancia llamada quercetina que tiene propiedades antinflamatorias. De ser posible, es mejor comerla cruda”.

Las llamadas frutas cítricas —tales como la naranja, la mandarina, la lima, el limón y el pomelo— contienen gran cantidad de vitamina C, limonoides, flavonoides y ácido cítrico.

La vitamina C mejora la recuperación y los síntomas en enfermedades como la gripe y el resfriado”, detalla la experta. “Los limonoides y flavonoides funcionan como antivirales y antibacterianos. El ácido cítrico actúa como un antioxidante natural”.

Este alimento es una excelente fuente de probióticos que ayuda a fortalecer el sistema inmune.

Los probióticos son bacterias “buenas” que pueden ayudar a estimular al sistema inmunológico y promover un sistema digestivo saludable. Y, obviamente, con un sistema inmune fortalecido se evitan los virus y las bacterias que causan el resfriado común y la gripe infecciosa.

Al igual que las calabazas y el camote (alimentos típicos de esta temporada), la zanahoria tiene un alto contenido de betacaroteno.

“Al consumir zanahorias, nuestro cuerpo convierte el betacaroteno en vitamina A, la cual tiene propiedades regenerativas y antioxidantes que conservan nuestro sistema inmune saludable, manteniéndonos lejos del contagio de enfermedades”, dice Delgado.

Este fluido dulce y viscoso, producido por las abejas, posee una gran cantidad de vitaminas y anti-oxidantes.

Se ha comprobado que el consumo de miel calma rápidamente la tos y ayuda a eliminar las flemas típicas de un resfriado”, dice la dietista Delgado. “La miel tiene propiedades antisépticas, que ayudan a controlar y combatir infecciones en la garganta”.

Sin embargo, hay que recordar que la Academia Americana de Pediatría recomienda no darles miel a los niños menores de un año de edad.