Jueves 15 de Noviembre 2018

La historia detrás de #BeenRapedNeverReported

La historia detrás de #BeenRapedNeverReported

Octubre fue el mes de la Violencia Doméstica donde decidimos hablar de cada una de las campañas que nos parecieron interesantes, de contar lamentables situaciones como la de Janay Rice y de viralizar las iniciativas en redes sociales para crear conciencia del alto número de mujeres que día a día sufren violaciones sexuales o son agredidas por sus parejas. Por eso hoy les queremos contar del conmovedor hashtag #BeenRapedNeverReported usado por víctimas de agresiones sexuales y que por miedo o vergüenza, guardaron silencio. Hasta ahora.

Quienes dieron vida a esta campaña son Antonia Zerbisias (de Toronto Star) y Sue Montgomery (Montreal Gazette), dos periodistas canadienses que, conversando sobre el caso de actriz la Lucy DeCoutere, llegaron a la conclusión que ellas también habían sufrido algún tipo de agresión sexual y lo callaron por años. Como una manera de “darle la vuelta a este sistema” comenzaron a escribir en sus cuentas de Twitter su historia usando el hashtag #BeenRapedNeverReported.

Pero tras esta nueva iniciativa, hay una pequeña historia en las redes sociales. Primero fue #YesAllWomen, una campaña que nació para hacer un llamado contra la misoginia y violencia contra la mujer luego de que un joven asesinara a 6 personas en Isla Vista, California, a principios de año. Dos de ellas eran chicas que supuestamente no quisieron salir con él. Como una manera de apoyar esta causa, Lucy DeCoutere decidió levantar su voz.

La historia con DeCoutere pasó hace más de 10 años y fue Jian Ghomeshi, reconocido presentador de radio en Canadá, quien la habría agredido sexualmente. Sucede que en Canadá hay más mujeres, la gran mayoría no han querido dar su nombre, que acusan a Jian de este tipo de asalto. Es aquí cuando nace #IbeliveLucy porque bueno, es conocida, la gente la apoya y confía en ella.

Teniendo ambas frases como referencia, Zerbisias y Montgomery quisieron dar un paso más adelante. Ellas contaron su historia e invitaron a todas las mujeres que han guardado silencio, a no seguir callando. Ojalá lo hagan con nombre y apellido para que todo el mundo los reconozca, como Reva Seth.

Los relatos son conmovedores y tristes pues aunque son sólo 140 caracteres, puedes sentir empatía con la víctima. Llama mucho la atención también que las víctimas justificaron su silencio por razones como: porque no les iban a creer, porque no sabían que habían abusado de ellos (muchos hombres también se unieron a la campaña), porque quien lo hizo era su novio, porque no querían meterse en problemas con la policía, entre muchas otras. Un poco parecido a lo que sucedió con el #WhyIStayed hace un par de meses.

Es triste que esto sea noticia, pero a la vez, significa que más mujeres han decidido hablar. Más mujeres son las que se suman a este tipo de campañas y, finalmente, somos nosotras mismas quienes nos alentamos a salir de ese mundo de violencia y agresiones. Somos nosotras quienes nos apoyamos dando orientación de dónde denunciar y cómo e incluso, a darte ese empujoncito que necesitabas para abrir los ojos y terminar esa relación. Da pena, es duro, pero podemos. No somos el sexo débil y lo hemos demostrado.

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js