El Normcore y la tendencia de vestirse anti moda

El Normcore y la tendencia de vestirse anti moda

Una cosa es que seamos fanáticas de la moda y estemos al tanto de qué sucede en las pasarelas y en la calle. Incluso, personalmente debo confesar que tengo varias it girl que sigo para sacar alguna que otra inspiración para mis outfits. Pero es muy diferente querer vestirse cuál catalogo de tienda de fast fashion porque al final, no estás siendo nada original y bueno, la mitad de la ciudad andará vestida como tú. Tendiendo esto como fundamento, nace el Normcore, que en otras palabras, es querer vestirse diferente pero sobre todo, andar cómoda.

No es tan sólo verse diferente a lo que proponen las tiendas de retail sino que sentirse cómoda sin dejar de verse a la moda Sí, es un concepto medio complicado de explicar porque es como la moda de la anti moda pero que ya se ha puesto tan de moda, que estás a la moda si te vistes a lo normcore. Sí, también sé que quedó como trabalenguas pero esa es la verdad.

Una de las primeras marcas en aprovechar el auge (?) de esta tendencia fue Gap que para este otoño invierno, lanzó la campaña #DressNormal con famosas como Anjelica Huston y Elizabeth Moss siendo normales. I mean… wearing normal clothes in normal places just like you and me.

La cosa es que es necesario que identifiques las prendas claves para ver que, quizás sin saberlo, eres una fiel seguidora de esta tendencia.

normcore_2Calzado: fuera high heels. Sólo zapatillas –whites, of course-, slip-on y en verano, Birkenstock. La premisa es be comfy y para la gran mayoría de las chicas, los tacones no entran en esta categoría.

Pantalones cómodos: este ítem es más complicado de decir “debe ser así” porque hemos visto tanto leggins como boyfriend jeans. Depende de tu estilo y de cómo te sientes más cómoda. Lo que sí es seguro es que si te vas a poner jeans apretados, it must be ripped jeans. De lo contrario, tus clásicos boyfriend o mom’s jeans, servirán igual.

Tops: nada que llame mucho la atención ya sea en estampados o colores. La blusa blanca es la protagonista. Como co-protagonista están las ya ultra-archi-repetidas T-shirts logeadas (con frases o logos de firmas grandes). Blanco, gris, negro. That’s it.

Abrigos: anchos, largos y de corte masculino. ¿Ven? Eso es lo que la mayoría de las tiendas propone para esta temporada. El preferido siempre será el negro pero el caramel también funciona perfecto (mi favorito).

Pelo y make up: a cara lavada. Tal cual. Sales de la duchas y estás lista. Pero seamos honestas, muchas de estos efortless looks están trabajados. Sólo es cosa que uses una base igual a tu tono de piel y un blush coral o rosa claro. Puede que un brillo suave para los labios pero nada de rímel ni sombras en los ojos.