Malala gana Nobel de la Paz

Malala gana Nobel de la Paz

Hace dos años más o menos que el mundo quedó horrorizado con la noticia de que una adolescente paquistaní había sido atacada en un bus mientras iba al colegio. Ella era Malala, hasta ese entonces desconocida en occidente, quien lleva años luchando por los derechos de las niñas, especialmente por acceso a educación. Hoy amanecimos con la noticia de que esta heroína fue galardonada con el premio Nobel de la Paz. Hace mucho que no nos importaba quién se ganaba este premio pero hoy, hasta nos emocionamos.

Malala Yousafzai, hoy de 17 años, no sólo se convirtió en la persona más joven en recibir este premio. Sino que por fin se le rindió homenaje a esta pequeña gran mujer que, tras la agresión que sufrió, se fue de su natal Paquistán a Londres porque los talibanes la tenían en la mira pues era peligrosa para ellos. Claro, la pobre nena era un peligro porque quería que todas las niñitas de su país tuvieran el mismo derecho que ella a estudiar. Como dato, justo el premio a Malala se lo entregan un día antes que se celebre el Día la Niña.

//platform.twitter.com/widgets.js

Nos fascina que aunque sea momentáneo, estos últimos días se ha conversado mucho en los medios de comunicación sobre los derechos de las niñas. Ya les contamos de la genial campaña que hizo Plan, organización noruega que lucha por las más pequeñas, poniendo a Thea (12 años) como una novia normal organizando su matrimonio con un hombre 25 años mayor que ella. También hace un par de meses les contamos la publicidad de Always y #LikeaGirl y de cómo hacer algo como nena no tiene por qué ser negativo.

El punto es que a veces nos olvidamos de los derechos de las niñas. Tuvimos que esperar que agredieran a Malala con un balazo en la cabeza para que en el mundo prestara atención a todas las Malalas que viven en el anonimato. Tuvimos que esperar que una niña de 12 años comentara en un blog su día a día como futura novia para que un país exigiera a las autoridades hacer algo al respecto. El #DayoftheGirl tiene que ser hoy, mañana y siempre. No sólo el 11 de octubre.

Te mereces este y todos los premios del mundo Malala porque la valentía que has tenido siempre es realmente admirable. Gracias Malala por no olvidarte de las niñas, de pelear por lo que siempre has creído como un derecho y no un beneficio: la educación. Te agradecemos por lo que nos has enseñado a las adultas y porque sabes que los sueños se cumplen. Como mujeres, nos comprometemos a luchar por un mundo donde todas las niñas puedan estudiar y ser algún día, una Malala.