Dear Jen Lawrence, también creemos que fue un delito sexual

Ha pasado un mes desde que filtraron las fotos desnudas de Jennifer Lawrence y de varias celebrities más. Desde entonces, varios famosos mostraron su apoyo a la actriz de The Hunger Games a través de las redes sociales pero de ella, ni una palabra. Hasta hoy que la revista Vanity Fair logró en exclusiva una entrevista con la joven actriz quien tildó de “delito sexual” lo que hicieron con sus fotografías.

PortadaJLY es que no es para menos. Según contó, esas fotos fueron tomadas cuando estaba en una relación seria a distancia que duró 4 años. “(…) and either your boyfriend is going to look at porn or he’s going to look at you”. También confesó que muchas veces intentó escribir alguna respuesta pública sobre el tema pero siempre terminaba llorando o salía a flote toda la rabia acumulada. Para ella, “It is not a scandal. It is a sex crime” y pidió, como muchos ya lo hemos hecho, cambiar las leyes y endurecer las multas contra quienes cometan este tipo de delitos.

Tampoco les vamos a contar toda la entrevista porque la idea es que compren la edición de noviembre de Vanity Fair. No queremos estropearle el negocio a nadie.

El punto es que más allá que Lawrence se refiriera al tema, ella tocó un aspecto que muy pocas veces se conversa y es ese de qué sientes y cómo le explicas a tu familia y amigos lo que acaba de pasar. Seamos honestas, nuestros padres no tienen idea lo que le enviamos o no a nuestros novios. No saben tampoco qué posición sexual es nuestra favorita y nuestro padre, en la mayoría de los casos, dejaron de vernos desnudas cuando nos convertimos en preadolescentes.

¿Por qué Jennifer Lawrence se tuvo que ver expuesta a esto sin tener la intención de hacerlo? Que no me vengan con cuentos de que todos los “sex tape” que hay por ahí dando vuelta son todos “filtraciones”. La actriz  de 27 años cuenta en su entrevista que el dinero que ha ganado con The Hunger Games no vale lo que significó llamar a su papá por teléfono para contarle lo que había pasado. El sólo hecho de imaginar esa situación y se me cae la vara de vergüenza.

Nadie tiene el derecho de hacer pasar por eso a otra persona. Haya sido famosa o no, hay un límite bien definido entre lo que es vida pública y  lo que es la vida íntima que la mayoría de los famosos -a nadie le importa mucho lo que hagamos las personas del común- son muy cuidadosos y protegen con uñas y garras. Otros no lo hacen y está muy bien. La cosa es que es decisión de cada uno y acá, mi querida Jen, te apoyamos pues lo que te hicieron es impresentable. Bien lo dices tú, this is a sexual crime.