Martes 19 de Junio 2018

Tipos de depresiones que sólo las mujeres comprendemos

Tipos de depresiones que sólo las mujeres comprendemos
Hay ciertos tipos de depresión ligados a la naturaleza femenina.

Los investigadores no tienen una conclusión contundente, pero es un hecho: en comparación con los hombres, el doble de las mujeres tendemos a sufrir depresión. Algunas investigaciones hablan de herencia genética; otras lo atribuyen al laboratorio de hormonas que son nuestros benditos cuerpos.  La semana pasada, en el marco del Día Mundial de Prevención del Suicidio, la Organización Mundial de la Salud aseguró que quitarse la vida constituye el 71% de las muertes violentas de mujeres en el orbe.

Ocurre además que ciertos tipos de depresión son inherentes a nuestra naturaleza femenina. No, señoras y (especialmente) señores: esto no significa que por ser mujeres tendemos hacia el desequilibrio mental. Basta de ese pensamiento machista que nos condena con frases como “anda en sus días” o “está menopáusica”. Esto significa que al vivir condiciones tan especiales como la menstruación, el embarazo y la menopausia, nuestro cuerpo experimenta cambios y adecuaciones que el género masculino difícilmente comprendería, simplemente porque no las sufre.

La menstruación, por ejemplo, genera cambios del estado de ánimo en algunas mujeres una semana antes del periodo. Se llama trastorno disfórico premenstrual o TDPM y mientras dura podemos sufrir ansiedad e irritabilidad. It’s not a choice, es naturaleza.

Después de dar a luz, algunas mujeres pueden sentir tristeza pasajera. Cuando los síntomas son más fuertes se habla de depresión posparto. Piensa unos segundos: durante 9 meses nuestros cuerpos son un laboratorio de hormonas, nutrientes y emociones que culminan con el parto y la responsabilidad de una vida que pesa apenas unas cuantas libras. Dar vida no es cualquier cosa. Obviamente nuestros cuerpos lo saben y enfrentan las consecuencias.

Por último, la menopausia es el cierre de una condición natural que también genera cambios profundos, físicos, hormonales y anímicos. La menopausia no debe ser siempre traumática, pero eso depende del estado emocional y físico con que llegamos a este punto de la vida.

Aleccionadas como hemos sido para ocultar nuestras emociones y cumplir un rol social casi decorativo, tendemos peligrosamente a creer que la depresión es sólo una señal de histeria: querida, si intuyes que sufres depresión, no descalifiques la conciencia de tu ser-mujer y consulta a un médico experto. Disfrutar tu vida puede depender de ello.