Tras bambalinas: backstage Desigual #NYFW

Tras bambalinas: backstage Desigual #NYFW
Adriana Lima siendo Adriana Lima. Gorgeous!

Recuerdan que les contaba cómo se visten las modelos cuando están off duty. Esta vez les voy a contar cómo es estar en el backstage de un desfile de moda el #NYFW. Estuvimos junto a Desigual en la preparación de su “Happy Casual” collection. La idea es un poco desmitificar lo que Hollywood y las revistas nos han hecho creer sobre el mundo del fashion.

Partamos por lo básico: es un caos. Cada maquillador tiene su puesto asignado, lo mismo para los hair stylists. El problema es que los organizadores agarran a una modelo y la sientan en un puesto. Apenas está lista, la agarran y la ponen en otra silla, y así, hasta que estén medianamente listas. Cada una de las chicas anda con un papel que explica qué maquillaje y qué peinado debe llevar.

bs_3

Las modelos: todas llevan con una bata y la verdad, las pobres andan de un lado a otro sin entender mucho qué está pasando. Que manis, que pedís, que plancha, que cola, que ojos y accesorios. Todo esto mientras posan para los fotógrafos como mejor lo saben hacer: riendo y siendo sexy. Si te lo preguntas –al igual que lo hacía yo– ellas están sólo con ropa interior bajo la bata.

A 30 minutos de que empiece el show de Desigual –la verdad empezó media hora más tarde– todavía hay modelos que están a cara lavada y sin nada de make up. Mientras están en esta especie de lista de espera, aprovechan para tomarse fotos, comer algo – ¡sí comen!- y tomar agua. Pese a la locura y el desorden, el ambiente es genial pues las chicas sí que saben divertirse.

bs_2

Faltando 20 minutos y el que creo es uno de los productores, va a buscar a las modelos para que hagan la última práctica. Ese es el mejor momento fotográfico porque todas las chicas posan juguetonas a las cámaras que  les pide una instantánea. La más solicitada es, sin dudas, Adriana Lima que, hay que decirlo, tiene un backstage especial. No está con el resto de las otras 20 chicas.

En paralelo, unas 15 personas revisan los más de 50 outfits que se van a mostrar en pasarela. Cada uno está colgado junto al nombre y foto de cada modelo. Otro encargado trata de alejar a los fotógrafos de Adriana Lima, mientras una chica un poco nerviosa responde no de muy buena manera a las solicitudes de los camarógrafos y otras miran con cara de “whatever…”.

bs_1

A la hora que supuestamente debería haber empezado el desfile el backstage sigue lleno. Las modelos siguen sentadas esperando que las peinen o maquillen y otras, continúan tomándose más selfies. Es hora de que el show comience así que 20 minutos antes del inicio real, nos piden a los periodistas y fotógrafos que vayamos a tomar asiento para el show, que finalmente (y después de una larga preparación)  no dura nunca más de 20 minutos.