Las fotos de Jennifer Lawrence: por qué no hackean a hombres

El descanso que nos ofrecía el Labor Day weekend se vio temporalmente sacudido por la noticia de que un hacker había traspasado la seguridad de iCloud y posteado fotos desnudas de la actriz Jennifer Lawrence en 4chan y Reddit, dos boards de mensajes anónimos muy populares online.

Como era de esperarse las fotografías se regaron como pólvora…Y la lista se fue hinchando con nombres de más celebridades: Kim Kardashian, Rhanna, Kelly Brook y Kate Uptown. Más de 100 celebridades (unas más famosas que otras) hacen parte del exposé de quien ahora está siendo llamado por la comunidad online como “the original guy.” No hay necesariamente nada curioso en el hecho de que John Doe haya decidido exponer a cientos de famosos tal como los recibió el mundo, pero sí en el hecho de que en la lista de expuestas hayan sólo mujeres.

Empezaremos por decir que la gran mayoría de hackers son jovencitos hormonales, con capacidad para entender y manipular código, y mucho tiempo en sus manos. De igual forma hay innumerable cantidad de hombres dispuestos a pagar por las fotos resultantes del “arduo trabajo” de estos hackers. No por nada el sex tape  de Paris Hilton se convirtió en una de las películas xxx caseras mejor vendidas online. Wait, nadie está diciendo que las mujeres (u hombres gay) no estén interesados en echarle un vistazo a las partes privadas de Ryan Gosling, pero ¿de ahí a pagar? Eso es otro asunto.

Una vez más, y desde el comienzo de la humanidad, las mujeres son colocadas en el trono como objeto de explotación sexual. Si el término suena demasiado “fuerte” o “contundente”, pensemos por un segundo: no son fotos autografiadas de las aristas por las que las distintas comunidades online están pagando un dineral; no se trata de collectibles de fotos de adolescencia que un fanático piensa enmarcar y conservar en la sala de su casa (no que cualquiera de los dos hechos validen la violación a la privacidad), se trata de fotografías íntimas que pierden el valor personal que tuvieron para Lawrece, Uptown y las demás mujeres afectadas, y se convierten en una pieza de comercio.

La escritora de la serie Girls, Lena Dunham,  lo dijo cláramente: “No olvidemos que la persona que se robó estas fotos y las hizo públicas no es un hacker: es un delincuente sexual”. Lena también invitó a que dejen de justificar el acto del hacker con comentarios como “Si no quieren que las vean desnudas tómense fotos con shorts”. Hello, cada una es libre de hacer con su cuerpo lo que desee, sobretodo en sus espacios de intimidad.

//platform.twitter.com/widgets.js

Mientras la gimnasta McKayla Maroney usó su cuenta de Twitter para aseverar que las supuestas fotos suyas eran falsas, los abogados de Lawrence amenazaron con demandar a cualquier medio que se atrevería a publicar las fotos íntimas de la actriz, las cuales fueron clasificadas como reales. El FBI se ha unido a la cacería del hacker, quien anunció estar cambiando de locación y nosotros nos seguimos preguntando: ¿hasta cuándo serán las mujeres el objeto de entretenimiento sexual y morboso de las sociedades macho dominantes?