Domingo 27 de Mayo 2018

3 flash mobs: estás rodeada de tesoros

Flash mobs para recordar que en todo lugar y en cualquier momento, puede esconderse un tesoro.
3 flash mobs: estás rodeada de tesoros
Jóvenes músicos interpretan el Bolero de Ravel en un flashmob en la Pinacoteca de Sao Paulo.
Foto: YouTube

Es tan difícil pensarlo cuando nos topamos atorados en el tránsito o apretados en el subway: en cada uno de nosotros hay un tesoro, una suma de experiencias y talentos que difícilmente podemos reconocer a simple vista.

Cuando veo estos flash mobs pienso que los músicos pasaron hombro con hombro con las otras personas que no imaginaban lo que sucedería, posiblemente se miraron a los ojos y no sabían que minutos más tarde estarían disfrutando juntos de un momento espontáneo de música especial.

El Bolero de Ravel es entrañable. Es una melodía originalmente compuesta para ballet que se repite y se repite, con la única variación de que se van agregando efectos orquestales en un crescendo. En este flashmob en la Pinacoteca de Sao Paulo, ahora que Brasil está tan de moda, los músicos se van sumando conforme la melodía lo requiere, chicos y jóvenes de todos tamaños y colores con sus instrumentos (I love the kid con la t-shirt roja y el violín), sin una sola partitura.

Este otro famoso flashmob en el metro de Copenhague arrancó sonrisas a los pasajeros. Qué mejor manera de comenzar una mañana fría que escuchando parte de la suite número 1 de Peer Gynt, compuesta por Edvard Grieg, en un pequeño concierto en el vagón. De la nada surgen flautas, violines, otros instrumentos de viento y sonrisas, muchas sonrisas.

Deja lo que estés haciendo. Tómate 5 minutos para ver este flash mob en una de las principales estaciones de trenes de Viena, Westbahnhof, y mira cómo voces y música rodean a viajantes sorprendidos que no saben de dónde viene todo eso. Mi parte favorita: los pilotos y las chicas de limpieza que de repente se convierten en bailarines de la coreografía.

Así que la próxima vez que te encuentres en un lugar lleno de gente, recuerda que a pesar de que le llamemos sólo “gente”, cada una de esas personas esconde tesoros. Y tal vez te dejen verlos.