Domingo 19 de Noviembre 2017

Sofía Vergara, hecha a pulso

La barranquillera no nació en cuna de oro, pero bien ha sabido construirse su "palacio" de plata.
Sofía Vergara, hecha a pulso
Sofía ha dejado demostrado que es colombiana de pura cepa.
Foto: Getty Images

Colombiana “de pura cepa” (con todo y ultra famoso acento), más buena que el pan a sus 41 años, la actriz mejor pagada de la televisión, 30 millones de dólares anuales y recientemente soltera (te veremos llorar Nick Loeb), Sofía Vergara se sentó en el puesto número 32 de la lista de mujeres más poderosas del mundo de la revista Forbes. Bravo por ella, pero en realidad dicho reconocimiento es sólo el resultado del trabajo arduo y constante que le ha metido Vergara a hacer las cosas bien.

Esta no es al historia de la Fosforerita (o su versión colombiana, “La vendedora de rosas”) ni mucho menos, la hija del fallecido Julio Enrique Vergara y Margarita Vergara tuvo una infancia tranquiliza y feliz. Se graduó de bachillerato en el prestigioso colegio Marymount de su natal Barranquilla y compartió desde comida hasta ropa con sus 5 hermanos.

La despampanante “Toti”, como la llaman aún en su casa materna y como la conocen los colombianos que siguen su carrera desde el inicio, pensó en hacerse una reducción de busto desde los 13 años (no hay medio mililitro de silicona allí), cirugía que nunca llevaría a cabo y parte de por qué Askmen.com la puso en su lista de las mujeres más sexy del mundo hace tres años. “No importa lo que me ponga, me veo com una estríper”, comentó en alguna oportunidad la actriz. Nada más lejos de los estilados que se ha lanzado en la alfombra roja- estemos todas de acuerdo en olvidar su incidente con el famoso vestido se sirena, ¡es humana!

Las curvas de la “Toti” tenían babiando a la cuadra entera, y finalmente una caza talentos la descubrió en las playas del Caribe. Una campaña de Pepsi la puso en el ojo de las pasarelas y en los deseos de Colombia entera. No se quién salió con el rumor de que Barranquilla producía las mujeres más hermosas del mundo. Aclaremos, she’s one unique bombshell. Vergara se casó “para toda la vida” a los 18, tuvo a su adorado Manolo a los 19, se divorció a los 20 y entró a la universidad a los 21, sólo para darse cuenta de que sus anhelos estaban en el mundo artístico.

Su romance con Luis Miguel la terminó de poner en el ojo de la opinión pública y, como ha hecho con cualquier tipo de publicidad, Sofía le exprimió todo el jugo. Vergara halló casa y se plantó en Miami. Desde “mini Latinoamérica” se apoderó de Univisión, Televisa y Telemundo. En LA, la tonada fue otra, la rubia escultural con heavy accent no se ajustaba en lo más mínimo al estereotipo latino de la industria. La “Toti” tomó una decisión de negocios y se oscureció el pelo: “ahora si”, le dijeron.

Big Trouble, Soul Plane y Four Brothers hacen parte del portafolio US de la actriz y modelo. Miller Light, McDonald’s, Cover Girl y Colgate también hacen parte de la lista. Incluso su “madre” del modelaje, Pepsi, regresó inevitablemente a perderse en sus encantos.

En el 2009 Sofía llegó a Broadway en el musical de Chicago y se unió al cast de Modern Family donde interpreta a Sofía. The End…Just kidding, más bien como the beginning. La Toti” tiene su propia línea de ropa en Kmart, se ha convertido en spokesperson contra el cáncer (después se sobrevivir cáncer de tiroides), sigue hablando español costeño deliciosamente cansada y aprovecha cualquier oportunidad que puede para sacarle provecho a quienes se burlan de su acento. Accent or not she’s making it big time.