Domingo 22 de Octubre 2017

Sexo: preocupaciones sin sentido

Si quieres sexo, ¡ve por él!
Sexo: preocupaciones sin sentido
El sexo se goza más cuando es libre de inhibiciones, sincero, abierto y sin tapujos.
Foto: Shutterstock

El trabajo, el dinero, la carrera, las metas, los amigos; completar la cada vez más creciente to-do-list nos llena la vida de preocupaciones. El sexo, que tiene toda la opción de ser relajante, libertador, placentero y divertido, se transforma para muchas de nosotras en un motivo más de preocupación.

Entre el constante bombardeo publicitario de mujeres físicamente “perfectas”, el machismo cultural en el que hemos crecido y los añadidos traumas personales, nos transformamos sin querer en las peores críticas de nosotras mismas. Queremos buen sexo, pero nos la pasamos saboteando nuestras experiencias.

Google Play tiene una aplicación gratuita para que calcules tu BMI (body mass index). Si el número que obtienes está entre 18.5 y 24.9 tienes un peso saludable, médicamente hablando. Pero esto no nos importa, cuando el short-short del verano pasado ya no nos entra y le huimos sistemáticamente a la imagen del espejo.

Recuerda: ningún humano real se ve como los protagonistas de las películas xxx cuando hace el amor. Si andas preocupándote por el gordito de acá y la flacidez de allá, no vas a gozar (y seguramente tu pareja tampoco).

Gorda” es un término subjetivo, y finalmente si decides que quieres bajar un par de libras, recuerda que el sexo (bien gozado) es un workout gratis y delicioso.

Cambiemos el chip mental: ser sexualmente fácil no tiene nada de malo, todo lo contrario. El sexo se goza más cuando es libre de inhibiciones, sincero, abierto y sin tapujos, y sí, eso lo hace más fácil. Si nunca has intentado guiar o liderar en el sexo, o si te muerdes la lengua antes de decir lo que te gusta, ¿cómo sabes que tu pareja te va a juzgar?

Y más allá, si te juzga, ¿realmente quieres estar con un tipo que le teme a la exploración sexual? Yo pienso que es mejor un corazón roto temporalmente, que mal sexo por quién sabe cuántos años. Tranquila, dudo mucho que le tengas que terminar a tu bombón. Ensaya tomar el mando del bote una noche entera, creo que el efecto será más de imán que de repelente.

Hace (inserta acá cantidad de tiempo) que no tenemos sexo, seguro ya no me ama. Por más intuitivas que seamos, las mujeres no leemos mentes, punto. Puede ser que la pasión esté adormilada, lo que no significa que el fulano no te ame.

El trabajo, el dinero (más bien la falta de éste), el estudio, la familia y la falta de ejercicio pueden estar dentro de los culpables por su libido baja. Los hombres no son maquinitas dispensadoras de sexo y también tienen su corazoncito.

¿Has intentando tú iniciar el sexo? Si estás dejando todo en sus manos, eso puede ser parte del problema. Recuerda: si quieres sexo, ¡ve por él!