Domingo 16 de de Junio 2019

Cómo combinar la vida personal con el trabajo

No lleves las responsabilidades laborales más allá de lo saludable: disfruta tu tiempo libre.
Cómo combinar la vida personal con el trabajo
Aprende a disfrutar de los pequeños momentos fuera del trabajo.
Foto: Feliz En El Columpio por Juliet Earth , disponible bajo Licencia de Atribución Sin-Derivaciones en http://www.flickr.com/photos/juliet_earth / 7337577284/

Trabajar para vivir o vivir para trabajar, una pregunta que todos los días pasa por nuestra cabeza cuando pensamos en el tiempo que invertimos en el empleo. Si compartes más tiempo con tus compañeros de trabajo que con tu propia familia y tu despacho pasó a ser una extensión de tu casa, estás en un problema. Por un lado están las responsabilidades y el crecimiento; por el otro, ser madre, esposa, compañera y amiga. ¡Qué difícil combinar todas las facetas!

En el complicado mundo laboral actual cada vez es más grande la brecha entre la vida profesional y familiar. Pero lograr un equilibrio no es imposible y repercutirá positivamente tanto en tu estado de ánimo como en tu rendimiento. Contar con tiempo de calidad fuera de la oficina te hará más productiva y te dará más satisfacciones en el plano emocional. A fin de cuentas no todo se trata de acumular riquezas y logros si después no tienes con quien disfrutarlos.

No en vano cada vez más personas a la hora de cambiar de empleo valoran positivamente la posibilidad que les da la empresa de conciliar su vida laboral con la personal. Para lograr un balance positivo entre tus dos mundos sigue estas recomendaciones para no convertirte en una adicta al trabajo y aprender a disfrutar de lo que ofrece la vida fuera de la oficina.

Haz un diagnóstico

Define qué cosas te producen satisfacción personal y qué cosas te hacen desdichada. Pon en una balanza los factores que pertenecen a tu empleo y aquellos que son netamente de tu círculo familiar. Deja espacio para todo y elimina las actividades que absorban energía inútilmente.

Aprende a poner límites

Muchas veces no se trata de que quieras trabajar más tiempo del necesario, sino que no sabes cuándo decir no. Establece las prioridades, haz una planificación semanal, define qué tareas pueden ser delegadas y cuáles pueden esperar. No es necesario cargarse todos los días de trabajo.

Descubre actividades que te gustan

En el libro ‘The Power of Resilience’, el psicólogo Robert Brooks afirma que la clave para lograr el ansiado equilibrio está en concentrar las energías en las cosas que sí puedes controlar y analizar si realmente estás disfrutando tu vida.

Una de las consecuencias de pasar tanto tiempo trabajando es que olvidas que hay actividades placenteras e interesantes que también disfrutas realizar. Reconéctate contigo misma e incluye tiempo libre en tu horario para hacer ejercicio, meditar, descansar o salir con tus amigas.

Lo más importante de todo es aprender que es un error dejar de lado los momentos para ti misma o para compartir con familia y amigos: cada aspecto de tu vida merece tiempo para su disfrute y, a la larga, respetar ese equilibrio es fundamental para el bienestar en todos los aspectos.