Viernes 19 de Enero 2018

8 mitos sobre las alergias

Entre 40 y 50 millones de personas en los Estados Unidos padecen de algún tipo de alergia.
8 mitos sobre las alergias
Entre 40 y 50 millones de personas en los Estados Unidos padecen de algún tipo de alergia.

Llegó la primavera y con ella los días cálidos, el reverdecer de los árboles y las flores. Pero también comenzaron los estornudos, la comezón, irritación de los ojos, la nariz y otros síntomas propios de las alergias. Ya habrás oído por ahí que las alergias mejoran o empeoran con los años, que vienen de las flores, que hay que alejarse del polen, que la miel ayuda, que son afecciones psicosomáticas y otras tantas cosas. Para despejar dudas a continuación revisamos 8 mitos frecuentes de las alergias.

Evitar el polen ayuda a disminuir los síntomas. Pero no es el polen de las flores de tu jardín las que te causarán la alergia. La mayoría de los síntomas de la rinoconjuntivitis primaveral, por ejemplo, son provocados por la polinización de los árboles, del césped y de la maleza. Así que salvo que planees un viaje al desierto, será difícil escapar del polen.

El pelo en sí mismo de tu gato o perro no produce ninguna alergia. El factor alergénico para algunas personas es la caspa que se encuentra en el pelo como también la orina o la saliva de los animales.

Las alergias no son enfermedades psicosomáticas. Son una sobrereacción del sistema inmunológico a factores que en condiciones normales son tolerados.

En algunas personas se da un proceso denominado “marcha de la alergia” que provoca que las alergias empeoren con los años o que aparezcan nuevas reacciones. Y aunque las afecciones de las vías respiratorias aparecen con mayor frecuencia en los niños, las alergias pueden ocurrir a cualquier edad.

Se cree que las lluvias y la humedad intensifican los síntomas de las alergias, pero todo lo contrario. La lluvia limpia el ambiente y desplaza el polen del aire haciendo del día posterior a la lluvia el momento ideal para dar un paseo al aire libre.

Las alergias no tienen preferencias de edad porque se desarrollan por el cambio de medioambiente o por el contacto con nuevos factores alergénicos.

No hay suficiente evidencia que permita afirmar que el polen que contiene la miel ayude a prevenir alergias.

En la actualidad, las vacunas son la mejor terapia para curar las reacciones alérgicas. Consulta con tu médico especialista en alergias para que te prescriba el tratamiento con vacunas.

Fuente imagen: sneeze por Tina Franklin, disponible bajo Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/97481684@N08/13397331035/