Viernes 24 de Noviembre 2017

Mesoterapia, una opción contra la celulitis

Entérate en qué consiste la mesoterapia y cuáles son los riesgos y beneficios del tratamiento.
Mesoterapia, una opción contra la celulitis
La celulitis tiene múltiples causas y la padece la mayoría de las mujeres.
Foto: Shuttertock

La mesoterapia es una de las alternativas no quirúrgicas que se emplean hoy en día con fines estéticos para eliminar la celulitis y tratar otros trastornos de la piel e, inclusive, aliviar el dolor. A continuación te explicaremos en qué consiste, cuáles son sus beneficios y qué riesgos conlleva realizar este tipo de tratamiento.

En qué consiste la mesoterapia

La mesoterapia consiste en la aplicación de pequeñas inyecciones con fármacos que se colocan en la capa de piel llamada mesodermo por medio de jeringas manuales o mecánicas. Con esta técnica, se emplean diferentes tipos de medicamentos, como los convencionales, homeopáticos, aminoácidos, vitaminas, e inclusive, se inyectan minerales.

La medicación aplicada por el experto en mesoterapia actúa directamente sobre el área afectada y acelera la velocidad de curación. Está comprobado que mediante esta técnica la medicación actúa diez veces más rápido que al ingerirla en forma oral.

Cuáles son sus beneficios

Al tratar la zona afectada directamente con las agujas, los medicamentos inyectados se irrigan y de esta forma favorecen la circulación de la sangre, lo que elimina entre otras cosas la celulitis. La mesoterapia revitaliza y desintoxica las diferentes glándulas. Al administrar los medicamentos en pequeñas dosis, a éstos les resulta más sencillo llegar al foco del problema y solucionarlo.

Este tratamiento se emplea principalmente para mejorar la estética del cuerpo, por lo que es utilizado frecuentemente para tratar la celulitis, la flacidez del rostro y del cuerpo, la adiposidad localizada, el envejecimiento de la piel, las arrugas y hasta las estrías.

Riesgos y efectos secundarios

Realizar sesiones de mesoterapia puede presentar ciertos efectos secundarios que suelen ser pasajeros, como hinchazón en la zona tratada, dolor y comezón, que desaparecerán con el paso del tiempo.

Si bien la mesoterapia es una alternativa poco invasiva, al inyectar pequeñas dosis de medicamentos y sustancias químicas, éstos pueden entrañar ciertos riesgos como el enrojecimiento de la zona e incluso desencadenar en una infección o reacción alérgica. Por lo cual te sugerimos que al momento de realizarte este procedimiento acudas a un profesional altamente capacitado para evitar inconvenientes con tu salud.

Antes de someterte a una sesión de mesoterapia por primera vez, conversa con tu médico. Seguramente te dirá que además de realizar este tipo de terapias corporales, sigas una dieta de alimentación balanceada y practiques ejercicio.

Recuerda que deberás explicarle al profesional si eres alérgica a algún medicamento en especial para evitar sufrir un desagradable efecto secundario luego de aplicarte las inyecciones de mesoterapia.