Lunes 20 de Noviembre 2017

Cómo relajarnos en el lugar de trabajo

Aprovecha el tiempo libre en la oficina para cuidar tu salud con estos consejos.
Cómo relajarnos en el lugar de trabajo
Relájate en la oficina con unos simples ejercicios de estiramiento.
Foto: Shutterstock

Por lo general, la excusa de quien se siente cansado y agobiado es que no tiene tiempo libre para relajarse y escapar de la rutina del trabajo. Sin embargo, ya no es necesario perder horas del tiempo en que disfrutas de los tuyos en casa debido al estrés. Dedicar unos pocos minutos al día a realizar ejercicios de estiramiento ayuda a estar relajado incluso en el trabajo, sólo es necesario saber qué movimientos hacer y cómo hacerlos.

Los lugares del cuerpo que primero empiezan a sentir cansancio y agotamiento físico son el cuello y la espalda. Esto ocurre porque al pasar largo tiempo sentado, el esfuerzo por mantenerse erguido se deposita en las vértebras superiores y medias de la columna. Otros lugares clave que necesitan relajarse son los brazos y manos, que debido al uso de las computadoras se ven afectadas por el movimiento constante en posiciones poco confortables. Finalmente, también es necesario estirar las piernas.

Estar sentado durante horas en una silla, seguramente, provocará dolor muscular. Pero para quitarse ese dolor en el cuello y espalda no hace falta levantarse. Siéntate sobre el borde para mantener la espalda erguida, y deja caer el cuello hacia un lado. Mantén la posición 30 segundos, levanta la cabeza y déjala caer hacia el otro lado. Luego, repite el ejercicio moviéndola hacia el centro, hasta que toques el pecho con la barbilla. Puedes variar este ejercicio haciendo círculos con la cabeza, llevándola de un hombro al otro.

Para estirar los brazos es recomendable ponerse de pie. Colócate de espaldas a una pared y estira un brazo hacia atrás con el dedo pulgar estirado hacia abajo. Alcanza la pared y gira el cuerpo mientras dejas el brazo en esa posición. Así estirarás tu bíceps. Para relajar el trícep, toma un brazo por el codo por detrás de la cabeza y estira. Finalmente, para relajar tu mano, tira suavemente de tus dedos hacia delante.

Las piernas se cansan por estar dobladas y apoyadas en el borde de la silla. Por ello, la mejor manera de recuperar su vitalidad es caminar. Levántate para que la sangre circule mejor y vuelva a activar los músculos dormidos. También puedes sentir una leve molestia en la zona isquiotibial. Para sanarla colócate de pie y apoya la punta de un pie sobre la silla, mientras dejas caer tu cuerpo hacia delante con las manos en la espalda. Mantén la posición 15 segundos y repite la acción con la otra pierna.