Jueves 23 de Noviembre 2017

Tú, el celular y tu pareja

Acuerden los momentos en que pueden usar el celular y pongan más atención a la comunicación que sostienen com pareja.
Tú, el celular y tu pareja
El mal uso del móvil puede desencadenar serios problemas en tus relaciones.

Estar todo el día pegado al celular, aunque nadie llame ni escriba, no es sólo una costumbre sino más bien un síntoma de que algo está pasando. La dependencia al teléfono móvil tiene nombre propio, nomofobia, y es capaz de arruinar y entorpecer las relaciones personales. Si esto es lo que le pasa a tu pareja, presta mucha atención.

¿Nomofobia en casa?

Cualquiera de los dos puede ser nomofóbico. Shutterstock

La nomofobia es una adicción de gran efecto emocional, que hace que las personas que la padecen sientan que el celular es un elemento de vital importancia , una necesidad básica prácticamente igualable a la alimentación. Un nomofóbico necesita estar conectado y disponible 24 horas al día, y parece enfermarse si no tiene señal o si se le acaba la batería.

Otras señales de que hay un nomofóbico en casa, además de la angustia que sienten al estar incomunicados, es que chequean si recibieron algún mensaje cada 5 minutos, o una llamada perdida, o revisan el Facebook o Twitter constantemente porque tienen la necesidad de estar presentes y no perderse nada . Tocar el teléfono móvil, llevarlo consigo cuando cambian de habitación, usarlo en reuniones, en la Iglesia, en el auto… ¡En todo momento y lugar! Puede que no solo tu pareja padezca dependencia móvil , sino también tú misma.

Busca el balance perfecto

Busquen el balance.

Si algo como esto está pasando en tu casa, y sientes que el celular realmente está deteriorando el tiempo de estar juntos en pareja, algo tienes que hacer. Lo necesario es plantear ciertas pautas para su uso, para que éste no sea indiscriminado y les arruine momentos que deberían ser de felicidad.

En el caso de que tú seas la adicta al teléfono móvil , piensa en las consecuencias que esto le puede acarrear a tu pareja, y peor si tienes hijos: serás un muy mal ejemplo. Planifica ciertos momentos en el día para dedicarte a tocar tu tan amado celular, chequear mensajes, correos y navegar por las redes sociales . Un rato a la mañana, otro a la tarde y otro a la noche; cuando estés sola, puede ser perfecto.

Si el problema es tu pareja , la comunicación es lo más importante. Dile lo que está pasando y la angustia que te está generando. Creen juntos reglas estrictas de uso , para que éste no destruya buenos momentos; por ejemplo, no usarlo en las comidas, ni cuando juegan con los niños, ni cuando miran una película. Busquen juntos el equilibrio justo.

Síntomas de la nomofobia