Viernes 20 de Abril 2018

Dormir sin roncar: Consejos para reducir los molestos ronquidos

Dormir sin roncar: Consejos para reducir los molestos ronquidos

Dormir sin roncar puede ser un deseo para muchas personas con este problema. Hay casos más complejos que otros pero las mujeres solemos no aceptar que roncamos y cuando nos lo demuestran, sentimos pena y hasta vergüenza. La cosa se complica cuando dejamos de dormir solos y perturbamos con nuestros ronquidos a nuestra pareja. Entonces ¿se puede hacer algo para no roncar? Primero debemos conocer las posibles causas de este problema.

De acuerdo a Medline Plus, si bien en la mayoría de personas no es posible determinar el origen exacto de los ronquidos, las posibles causas son:

  • El sobrepeso. Por esto es importante llevar una vida sana y alimentarse de manera nutritiva, además de hacer ejercicios.
  • Nariz bloqueada por tener el tabique desviado
  • Congestión nasal por alergias o resfriados
  • Inflamación de amígdalas o adenoides
  • Abuso de alcohol, pastillas para dormir, entre otros
  • Apnea del sueño, el cual trata de episodios donde dejamos de respirar de forma parcial o completa por más de 10 segundos mientras estamos dormidos.

Si se trata solo de cuadros de ronquido sin razón aparente, podemos seguir algunos consejos para revertir la situación:

  • Evitar el alcohol y los sedantes antes de dormir
  • Dormir de lado
  • Si está subido de peso, es necesario hacer dieta y lograr el peso ideal
  • Usar tiras de venta libre, que sirven para despejar las fosas nasales

No obstante, si se trata del último caso (Apnea del Sueño), es necesario acudir a un profesional médico para que nos revise ya que dejar de respirar es peligroso, puede ocasionarnos cuadros de asfixia, además de que no descansamos bien y eso afecta nuestro desenvolvimiento diario. Según Sentir y Pensar, sufrir de apnea del sueño puede incrementar la presión arterial y afectar el ritmo de nuestro corazón.

Para saber a ciencia cierta si se sufre de apnea del sueño será necesario hacer una polisomnografía, con lo cual el médico estudiará nuestro sueño, el nivel de oxígeno, la frecuencia cardíaca, entre otros. Esto ayuda a realizar un diagnóstico adecuado que nos ayude a saber qué tenemos y cómo cuidarnos.

Los tratamientos son diversos. Depende específicamente de qué causa nuestro ronquido. Puede ser algo simple de solucionar o algo más complejo que requiera cirugía o el uso de alguna prótesis recomendada por un profesional. Lo ideal siempre será buscar ayuda médica si tenemos algún problema. Solo así podremos dormir sin roncar y con esto no solo nosotros descansaremos bien sino que los que nos rodean también lo harán.