Domingo 16 de de Junio 2019

¿Adicta a los smartphones? Sufres de Nobofobia

¿Adicta a los smartphones? Sufres de Nobofobia
Smartphones: debemos aprender a no depender de ellos

¿Usas smartphones? Nobofobia quizás es una palabra que no hemos escuchado antes pero significa adicción a estos aparatos. Seguramente tenemos un teléfono inteligente en nuestros bolsillos o frente a nuestro computador. Creemos que lo controlamos y que es muy útil pero ¿será que el teléfono controla nuestras vidas y no al revés?

En primer lugar, el uso del smartphone se ha descontrolado pues andamos pendientes constantemente de él, de que funcione, de los mensajes que nos llegan, las llamadas que nos hacen y solemos ir posteando en redes sociales. Esto no sería un problema si aprendemos a saber qué postear y que no, de si podemos apagar el celular de vez en cuando sin sufrir por ello y si podemos disfrutar más del mundo real que del virtual.

Según El Observador, el problema no es el smartphone en sí sino la manera en que dependemos de él hasta aislarnos. Preferimos pasar horas escribiendo (mensajes de texto, correos electrónicos, posteos en las redes sociales) antes de compartir pláticas en vivo y en directo con otras personas. Algo así como conectarse al smatphone para estar en contacto con los amigos y actualizar el estado con fotos y videos de situaciones que no disfrutamos del todo por estar precisamente pegados al aparato en mención. Mientras más aplicaciones tenga el celular, más desconectados podemos estar.

Mucha gente no tolera estar sin smartphone. Cuando este se apaga por falta de batería o porque se descompuso o se perdió, pueden sufrir de periodos de angustia similares a los de un drogadicto en abstinencia. Esto es lo peligroso. No es cómodo ni sano estar pendientes del celular hasta cuando vamos al baño o cuando estamos a punto de dormir.

Por eso, tal como lo señala Urbano, si tenemos uno de estos aparatos, tratemos de dosificar su uso, establezcamos horarios para contestar mensajes y correos y tratemos de no salirnos del mismo. Apagar los smartphones en horarios de comidas (desayuno, almuerzo y cena), ayuda a conservar las relaciones con nuestra familia y colegas. Igualmente, debemos evitar su uso cuando manejamos para evitar accidentes por revisar o enviar mensajes. El punto importante es estar conscientes de que el uso de un celular inteligente puede ser beneficioso si sabemos guardar los límites para evitar que nuestra vida gire en torno a esta tecnología.

Entonces, si podemos tener un celular inteligente sin que nos desprenda de la realidad, pues enhorabuena. Pero si no, es mejor buscar ayuda profesional y evitar su uso por tiempos prolongados. Solo así, podemos estar bien y no sufrir de Nobofobia.