Martes 12 de Diciembre 2017

Trucos para tener tu clóset siempre ordenado

Vas a buscar tu camisa preferida al clóset y... ¡horror! No la encuentras entre un montón de ropa que…

Guía de Regalos

Trucos para tener tu clóset siempre ordenado
Foto: Morgue File

Vas a buscar tu camisa preferida al clóset y… ¡horror! No la encuentras entre un montón de ropa que se te ha amontonado. ¿Y ahora qué? Seguro que más de una vez te ha pasado esto. El armario es uno de esos elementos de la casa que más fácil se desordenan y será probablemente porque es uno de los que más usamos. Tenerlo ordenado es mucho más fácil de lo que te crees. Simplemente requiere que dediques una mañana entera o una tarde a ello. Mentalízate y ponte manos a la obra. Verás que desde entonces será mucho más fácil que encuentres ese vestido que te apetece ponerte y que suele quedarse al fondo del armario.

– Lo primero: saca lo que no te pongas. Véndelo en una tienda de segunda mano o incluso dónalo, hay gente necesitada que agradecerá el gesto y tú ganarás en espacio para tener lo que sí te pones bien ordenado. Pantalones de los años 80, jerséis estropeados, abrigos que no te pones porque no abrigan nada… Todo eso, ni lo dudes: fuera.

– Una vez hayas seleccionado lo que sí te pones y de lo que no te quieres desprender, el siguiente paso será organizar por temporadas. Ahora que estamos en invierno, deberás poner en la parte trasera de tu clóset la ropa de verano. Cuando llegue el calor, lo mismo pero al revés. Así, la ropa que te vayas a poner estos meses la tendrás más a mano y no tendrás que revolver entre los vestidos veraniegos para encontrar tu jersey preferido de lana.

– El siguiente paso será hacer una organización de la ropa temáticamente. La idea es poner todos los vestidos formales juntos, las americanas, los vaqueros, las camisas de ir al trabajo y las sudaderas de ir a correr los domingos juntos. De ese modo, cuando vayas a buscar un vestido, estarán todos juntos.

– La ropa interior, aparte. Lo mejor que puedes hacer es no mezclar, así que dedica un cajón de tu mesilla o cómoda a la ropa interior. Si tienes varios cajones y mucha ropa interior, ya sabes lo que tendrás que hacer: seguir dividiendo, sujetadores con sujetadores, braguitas con braguitas, calcetines con calcetines…

– Si bien es cierto que la organización de tus complementos merece capítulo aparte, puedes buscar unas de esas perchas que venden para pañuelos, bufandas y pashminas para no tenerlas esparcidas por el armario. También los hay de collares, que seguro que te vendrá bien.

Como ves, no es tan difícil mantener organizado el clóset. ¡No se te escapará ni una prenda más!