Viernes 24 de Noviembre 2017

Beneficios del aceite de coco: ¿mito o realidad?

El aceite de coco es un gran aliado para acelerar el metabolismo por su contenido de ácidos grasos de…
Beneficios del aceite de coco: ¿mito o realidad?
Foto: Flickr.com

El aceite de coco es un gran aliado para acelerar el metabolismo por su contenido de ácidos grasos de cadena medios, conocidos como MTC, por lo que puede ayudar a perder el exceso de peso. El hígado metaboliza muy rápido los MCT, por lo que no suelen almacenarse en el cuerpo en forma de grasa. De hecho, en los países tropicales donde se consume en grandes cantidades apenas hay personas obesas. También refuerza el sistema inmune, contribuyendo a vencer infecciones, bacterias nocivas y enfermedades.

En nuestra cultura se utiliza fundamentalmente en la industria cosmética, para fabricar jabones y cremas humectantes, y se recomienda sobre todo para tratar pieles sensibles y para acondicionar el cabello.

Sus detractores argumentan que se debe evitar su consumo para no ingerir grasa saturada, sin embargo, se ha comprobado que el aceite de coco puro natural reduce el colesterol malo en las personas que lo consumen. Sus partidarios aseguran que promueve la salud del corazón, combate enfermedades como la diabetes y el Alzheimer, proporciona energía, mejora el metabolismo, evita las caries y aumenta las defensas del organismo. Entonces, ¿quién tiene la razón?

Los científicos han declarado que aún faltan estudios por realizar que confirmen los beneficios del aceite de coco, y recomiendan que su consumo sea inferior al 10 por ciento de las calorías diarias, pues los ácidos grasos que contiene pueden aumentar el riesgo de enfermedades del corazón. Por lo general se considera más saludable que otras grasas saturadas como la manteca de origen animal, pero no más que otros aceites de origen vegetal. Por lo que, mientras no haya suficientes pruebas que evidencien sus efectos saludables, debe consumirse con moderación, y el aceite de oliva extra virgen sigue siendo la opción más saludable.

Como hidratante natural, el aceite de coco tiene propiedades nutritivas que favorecen tanto la piel como el cabello. Suaviza la apariencia de la piel arrugada y de condiciones dermatológicas como la psoriasis, y proporciona brillo al cabello dañado por el medio ambiente y el abuso de tratamientos cosméticos.

Para aplicarlo en el cabello, frota un par de cucharadas con las manos, extendiéndolo hacia las puntas. Masajea por diez o quince minutos y ponte un gorro de baño para dejarlo funcionar por una hora. Después de ese tiempo, enjuágate con agua tibia y aplica el champú.

Este tratamiento acondicionador debes repetirlo una vez por semana, hasta obtener los resultados deseados.