Lunes 21 de Agosto 2017

Fraude electoral: Contradicciones para invalidar las elecciones

El fraude electoral y un conflicto postelectoral, eran y son el final más previsible al perder la Presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).
Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Fraude electoral: Contradicciones para invalidar las elecciones

El fraude electoral y un conflicto postelectoral, eran y son el final más previsible al perder la Presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

…Y al ganarla Enrique Peña Nieto (EPN). Este día, el equipo jurídico de Movimiento Progresista (que incluye a los partidos PRD, PT y MC) intentará invalidar las elecciones ante el Tribunal Electoral. Para ello, mostraran “pruebas científicas”, según el coordinador de la campaña de la izquierda, fundamentalmente sobre dos cosas: que el PRI rebasó sus topes de gastos de campaña, notados en un tiempo excesivo en radio y televisión; y violación a libertad, legalidad y certeza en la votación, es decir, el acuse compra y coacción al voto.

Escenario de contradicciones

El PAN también impugnará pero no junto al PRD, sin embargo, Felipe Calderón calificó de inaceptable la compra de votos. De esta manera el “presidente espurio” le da la razón al “presidente legítimo”: López Obrador, por supuesto, Calderón considera que en 2006 él ganó limpiamente… ¡pero ahora ¿lo pone en duda?!

Contradicción que esas elecciones a la Presidencia de México en 2006, en que se supuso un fraude electoral, Carlos Ugalde, quien fue el Presidente del IFE, en recientes días diera a entender que para este 2012, sólo no se hablaría de este fenómeno si ganara AMLO. Muy rara la postura: no respalda al IFE actual quien fuera el mayor jerarca del instituto los comicios pasados que ¡también! se pusieron en duda.

Hagamos un par de ejercicios imaginarios, hagamos cuenta que ganó la izquierda: ¡entonces sería impensable creer en trampas! …cuando a nivel estados, el PRD ha sido acusado de prácticas de coacción al voto, que ahora no se ventilan mucho, pues son “cosa menor”. Pero, paradójicamente, en el recuento de votos que ellos pidieron, ¡salió con más votos EPN!

Imaginemos que se logren invalidar las elecciones y, ¡oh sorpresa histórica!, hubiera otros comicios entre López Obrador y Peña Nieto. ¿Quién ganaría? A pesar de tantos manifestantes en la calle, contra del PRI: el PRD perdería. Volvería a ser castigado el candidato que nunca sabrá perder. No perdería tanto por oposición al virtual ganador, sino por la obcecación del poder que demuestra.

Aunque sumen miles los marchantes, hay millones que no queremos la impunidad (que se compruebe y aplique castigo en trampas electoreras) pero tampoco queremos pasar al conflicto postelectoral. No validamos un fraude electoral, pero tampoco lo queremos volver cierto a fuerza de repetirlo. Saber perder no es necesariamente una actitud derrotera, es humildad y aprendizaje. Todos los mexicanos queremos tener la razón, pero unos han enfermado de intransigencia.

Recomendamos también:

Quadri y Elba Esther Gordillo: los que ganan perdiendo

Web site de Yo Soy 132, bajo control de Anonymous (video)

Foto: Facebook.

Las opiniones expresadas aquí representan la opinión personal del autor y no representan en modo alguno las normas o los puntos de vista de ImpreMedia o sus propiedades.