Jueves 21 de Septiembre 2017

Sabor de Jalisco se va hasta a Illinois

Un restaurante mexicano ubicado en el antiguo e histórico barrio de Las Empacadoras de Chicago ha ganado fama por servir la birria
Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Sabor de Jalisco se va hasta a Illinois
Birria estilo Jalisco que sirve José Magdaleno en su restaurante de Chicago.
Foto: EFE

CHICAGO, Illinois.- Un restaurante mexicano ubicado en el antiguo e histórico barrio de Las Empacadoras de Chicago ha ganado fama por servir la birria, un platillo tradicional introducido en este país por los inmigrantes procedentes de Jalisco.

Las Empacadoras, en el sur de la ciudad, fue donde el escritor Upton Sinclair escribió La Jungla, en 1906, en el que detalla las condiciones de trabajo en las fábricas procesadoras de carne.

También en este barrio Saúl Alinsky organizó a esta comunidad en la década de 1930. Y en los años 60 los nuevos inmigrantes mexicanos fueron ocupando las antiguas iglesias y escuelas en donde anteriormente se les negaba acceso.

Y pese a que los mataderos de carnes cerraron para siempre en 1971, el barrio aún conserva el nombre que le dio origen y donde hoy se puede degustar una excelente cocina a precios accesibles como es el caso de Birrieria Jalisco, situado sobre la Calle 47 y Campbell.

El lugar se especializa en la birria estilo Jalisco y en particular la que se elabora en Ocotlán, ciudad del mismo estado en el occidente de México.

Su dueño, José Magdaleno, dijo que el restaurante tiene veinte años, pero él lo adquirió hace seis de su dueño anterior porque siempre anheló tener su propio negocio desde que comenzó vendiendo comida en México.

“A mí siempre me ha gustado la cocina y mi sueño siempre ha sido tener mi propio negocio, tener un restaurante”, afirmó.

Cuando compró el local, este se vino con todo y su receta estilo Ocotlán para elaborar la birria aprovechando que sus exdueños eran de esa ciudad del estado de Jalisco.

“El sueño de todo inmigrante es superarse y tener su propio negocio”, aseguró.

Aunque la birria no es muy conocida fuera del país mexicano, Magdaleno afirma que cada día más miembros de otros grupos en la ciudad acuden a su local a saborear este platillo.

“A la gente afroamericana y a los polacos les gusta mucho”, comentó el dueño.

Los orígenes de la birria están en México y precisamente en Jalisco es donde es más popular aunque en otras partes del vecino país también es ya ampliamente conocida.

La birria está hecha a base de carne de chivo y, en algunas ocasiones, con carne de res, y contiene ingredientes tales como chile de árbol, chile pasilla, chile ancho, ajo, pimienta, tomillo, orégano, jengibre, ajonjolí, naranjas, vinagre y mejorana, entre otros.

Hay dos tipos de birria: la que se hace entera o maciza y lleva el nombre de barbacoa y la que se hace en consomé o caldo como en este lugar.

La barbacoa en México se cuece en hornos bajo tierra y se cubre con pencas de maguey. La birria, por otro lado, se cuece en un horno arriba de la tierra y con los ingredientes mencionados se agrega agua o caldo de pollo, se sazona y se deja marinarse toda una noche y luego se cocina por unas siete horas a fuego fuerte.

La birria se sirve en platos hondos y se acompaña por cilantro, limón, cebolla, orégano y salsa de chile de árbol y una bebida al gusto.

La birria en consomé se asemeja al llamado menudo.

La introducción de la birria en ciudades como Chicago, sin duda se debe a los inmigrantes mexicanos procedentes de Jalisco, cuya población en el área de Chicago es ahora considerable.

Hay varias birrierias en la ciudad y casi todas llevan el nombre del pueblo de origen de los dueños.

En este restaurante hay pinturas con temas pueblerinos en las paredes, un gran sol azteca en madera en un lado, abanicos del techo y un gran espejo del otro lado con bases con flores.

En un lugar esta una imagen de la Virgen de Guadalupe junto a otra base con flores y al entrar un antiguo teléfono de paga y todo parece ser un set de una película que toma lugar en la frontera con México.

“Aquí viene de todo tipo de gente”, señalo Blanca Romero, quien sirve las mesas. “Viene gente local y de afuera hasta de Indiana y la gente que viene una vez siempre regresa”, finalizó.