Lunes 27 de Marzo 2017

Ocho tips prácticos para ahorrar en el costo de tus anteojos

Unos dólares menos en tu factura pueden hacer la diferencia

¿Orgullosa de ser latina?

¡Síguenos en Facebook y recibe los mejores consejos para las mujeres!

Ocho tips prácticos para ahorrar en el costo de tus anteojos

A continuación se describe la manera de comprar de forma inteligente en cada etapa del proceso, sin escatimar en calidad:

1. Investiga bien

Es una buena idea hacer una investigación de las opciones que tienes, inclusive antes de que te hagan un examen de los ojos, para que sepas qué preguntar, comprender mejor las opciones y evitar que te sobrevendan complementos adicionales que no necesitas.

Existen una gran cantidad de recursos en línea que son muy buenos y que puedes utilizar para buscar información, algunos de ellos incluyen a AllAboutVision.comEyeglasses.comLensesRx.com. Busca consejos acerca de la elección de un par de lentes y complementos, tales como el revestimiento antireflejo.

2. Habla con tu oculista

Si la receta se hizo hace más de un año, necesitarás que te hagan un nuevo examen ocular, comenta James Wachter, optometrista de la clínica Clarkson Eyecare en Saint Louis. Mientras tanto, cuando vayas al médico, solicita recomendaciones acerca de cuáles lentes y marcos son adecuados para ti. Por ejemplo, tu oftalmólogo puede recomendarte un tipo determinado de anteojos progresivos o un material específico para tus lentes. También puede recomendarte que evites usar marcos que no se ajusten correctamente a la receta, por ejemplo modelos sin bordes que no se verían bien con lentes gruesos o marcos que son muy estrechos para administrar múltiples campos visuales en lentes progresivos y multifocales.

Solicita al médico que mida lo que se denomina la distancia interpupilar o DP (la distancia entre el centro de cada una de tus pupilas) y la incluya en la receta. Necesitarás la DP (dos para los lentes multifocales) si decides ordenar anteojos en línea. Algunos sitios web de anteojos proporcionan instrucciones sobre cómo tú podrías medirla, pero Adam Gordon, O.D. (Doctor en optometría), profesor clínico asociado de la carrera de optometría en University of Alabama en Birmingham, comenta que un profesional podrá hacerlo con mayor precisión.

Al menos 5 estados, Alaska, Arizona, Kansas, Massachusetts y Nuevo México, requieren que sean médicos quienes realicen la DP. Por lo tanto, cuando solicites el examen, verifica que el oculista es quien lo realizará, aconseja Gordon. Algunos médicos aplican un cargo adicional por el servicio salvo que les solicites los anteojos a ellos. Si el médico no realiza el examen de DP o aplica un cargo por él, considera ir a otro lugar. Si decides pagar por una medición de la distancia interpupilar, Warby Parker reembolsará hasta $50, siempre que compres los anteojos en alguna de sus tiendas.

3. Analiza los marcos

Si tu médico vende marcos, comienza probándote algunos de su selección. Toma nota de la marca, el modelo y el tamaño de los marcos que te gustan. También anota los precios y la información acerca de las políticas de devolución y las garantías del vendedor. (Necesitarás saber el costo de los anteojos para poder comparar los precios).

No alt yet

4. Compara tus opciones

Una vez que hayas limitado tus opciones en materia de marcos, utiliza la herramienta de búsqueda web para encontrar y marcar los precios de tus pares favoritos, que en la mayoría de los casos, es probable que puedas encontrarlos en línea. También obtén los precios de los lentes cuando consideres el costo de los anteojos para poder compararlos.

Un posible método rápido sería el siguiente: Si el examen se realizó en Costco, Sam’s Club o Walmart y encuentras un marco que te guste en esa misma tienda, los resultados de nuestra encuesta sugieren que lo más probable es que te sentirás más satisfecho si sigues adelante con la idea y pides tus lentes ahí. Lo mismo sucede con Warby Parker, si tienes un rango de prescripción simple y de visión única. De no ser así, probablemente encuentres lentes menos costosos en otro lugar.

5. Negocia

Si encuentras mejores precios mientras realizas la búsqueda, llama o visita la tienda donde originalmente encontraste tus marcos favoritos y negocia para que coincida con el precio más bajo. Cuando buscas la mejor oferta con respecto al costo de los anteojos, es justo que se le brinde la posibilidad a la tienda de reducir el precio, especialmente si el personal dedica tiempo en responder tus preguntas.

Puede valer la pena pagar más para tratar con un profesional en persona, especialmente si solicitas lentes multifocales o cuentas con una prescripción para lentes más complejos. Y está bueno apoyar a una tienda local que más adelante puedas necesitar para realizar ajustes en el marco. Finalmente, si el regateo no funciona, no estás solo. Un número relativamente bajo de las personas que respondieron la encuesta intentaron negociar para obtener un descuento. Pero de aquellas que lo hicieron, aproximadamente la mitad tuvo éxito, y más de un cuarto de ellas pudieron ahorrar $100 o más.

6. Divide y reinarás

Si un único proveedor minorista no proporciona todo lo que necesitas, considera dividir el proceso. Por ejemplo, puedes hacer que el médico te examine los ojos en su consultorio, aprovechar el ahorro cuando compres los marcos en línea y solicitar que Costco o Walmart fabriquen los lentes.

7. No pagues por complementos que no añaden nada

En nuestra encuesta entre lectores, la mitad de los encuestados dijeron que pagaron una cantidad adicional en concepto de revestimiento resistente a rasguños y el 22% desembolsaron un monto para obtener revestimientos que ofrecieran protección contra rayos ultravioletas.

Pero todos los lentes plásticos ya cuentan con un revestimiento resistente a rasguños en la parte delantera, comenta Karl Citek, optometrista y profesor en la Pacific University en Forest Grove, Oregón. Y la mayoría de los lentes actuales protegen completamente a los usuarios de luz ultravioleta dañina proveniente del sol sin ningún tipo de complemento. Un elemento más para omitir: revestimiento que bloquea la luz azul.

La teoría científica que establece una conexión entre la exposición a largo plazo y la luz azul y que manifiesta que daña parte de la retina es débil, comenta James Sheedy, profesor emérito de optometría de la Pacific University, quien ha estudiado el efecto de la luz azul en los ojos. Un revestimiento antireflejo es un complemento que él manifiesta que puede valer la pena adquirir. Reduce el brillo en la parte delantera y trasera de los lentes, lo cual facilita la visión a través de ellos, especialmente durante la noche, y también permite que otras personas te vean mejor los ojos, explica.

8. Considera comprar un segundo par

Es una buena idea pedir un par de repuesto en caso de que los anteojos principales se rompan o se pierdan y no quieras verte obligado a pagar un monto adicional para obtener otro par rápidamente.

– Anthony Giorgianni

Te recomendamos